•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez, fue recibido este martes por nicaragüenses en Miami, donde expresó que “es muy duro salir de la patria, como la mayoría de los nicaragüenses que están aquí lo saben; es muy duro dejar la patria en la situación en la que se encuentra”.

Báez va rumbo a Roma, donde permanecerá un tiempo junto al papa Francisco, los nicas de Miami lo recibieron entonando el Himno Nacional y coreando consignas antigubernamentales.

El obispo agregó: “Los nicaragüenses que están aquí saben lo que es llevar a Nicaragua en el corazón”.

Gersán Sevilla, miembro de la organización Nicas Unidos en Miami, dijo que esperaron a Báez para recibir “un mensaje de fe y esperanza de monseñor para el pueblo nicaragüense que está en Estados Unidos; nos convocamos alrededor de 120 personas”.

El obispo estará una semana en Miami y el 28 de abril celebrará una eucaristía en la iglesia Santa Agatha de esa ciudad.

No rompan el diálogo 

Antes de abordar el avión de Managua a Miami, monseñor Báez sugirió a la opositora Alianza Cívica “no romper el diálogo”, porque de hacerlo, el Gobierno los culparía. También recomendó a los líderes de la Alianza que actúen con fortaleza en la toma de decisiones.

“Tampoco deben ser flojos, deben exigirles (a los gobernantes) llegar y estar ahí, hacer verdaderamente que escuchen la voluntad de la mayoría del pueblo de Nicaragua”, dijo Báez, refiriéndose a los negociadores de la Alianza en el diálogo.

Juan Sebastián Chamorro, de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, opinó que Báez “es un pastor que va a estar con Nicaragua, debemos tener fe de que su voz profética nos continuará iluminando”.

“Los miembros de la Alianza Cívica han sido ejemplares”, enfatizó Báez, recordando que él estuvo en el primer diálogo, en mayo de 2018.

“Sé que no es fácil estar en una mesa con una gente como la del Gobierno, que no tiene absolutamente ninguna voluntad de dialogar y de ceder en nada, lo único que quieren es seguir en el poder”, añadió.

Lo positivo

El obispo de la Diócesis de Jinotega, monseñor Carlos Enrique Herrera, dijo a El Nuevo Diario que Báez pidió oraciones para su nueva misión. “Él nos dejó un saludo, que oráramos y que él haría lo mismo desde donde estuviera”, informó.

Herrera calificó de positivo el hecho de que Báez esté junto al papa Francisco, porque el pontífice tendrá mayor conocimiento de lo que sucede en Nicaragua. “No hay mal que por bien no venga”, destacó.

Monseñor Abelardo Mata, obispo de Estelí, manifestó que aunque no le ha parecido el traslado de Báez, porque él nunca lo pidió, “que se haga la voluntad de Dios”.

“Un pastor nunca abandona a su pueblo en los momentos más álgidos; sin embargo, por ser hombres de fe, creemos en las mediaciones humanas para descubrir la voluntad de nuestro Dios”, expresó Mata.

Monseñor Silvio Báez, al momento de su llegada al aeropuerto de Miami. Captura de video/END

Al ser consultado por los periodistas, el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag dijo desconocer las razones del traslado de Báez al Vaticano, porque fue una conversación del obispo con el papa Francisco.

“Yo no tengo ningún informe sobre el encuentro entre monseñor Báez y el santo padre (…) es una decisión personal que yo desconozco razones. El santo padre tiene su razón”, dijo el embajador del Vaticano en Managua.