•  |
  •  |
  • END

El nuevo incremento de energía eléctrica aprobado por el gobierno, afectará más el área rural del país, y en general a los empleados de la clase media para abajo, dijo el enlace de la Coordinadora Civil, Luisa Molina. Esta nueva tarifa aumentará el precio de los alimentos y productos básicos, donde los mayores impactados serán el campesino, el desempleado, y el que subsiste por el autoempleo, o vive de salarios que se los lleva todo la factura de luz.

A esto hay que agregar el abultamiento de las facturas que Fenosa practica mes a mes con alza o sin alza, sin que ningún INE le ponga freno.

“Este incremento preocupa, pues viene en un momento donde subió el índice de desempleo, bajaron las remesas, las exportaciones, y no existe un plan de parte del gobierno para hacerle frente a la crisis mundial”, expresó el enlace de la Coordinadora Civil.

Reajuste salarial no se vio

“Acaban de recibir su primer reajuste al salario mínimo y ya se desvaneció con el incremento que aplicaron a la energía eléctrica”, exclamó Luis Barbosa, representante de la Confederación de Trabajadores Sindicales “José Benito Escobar”. Agregó que esto viene a ser un duro golpe para la economía familiar, por mucho que digan que no afecta a los que gastan de 150 kw para abajo, ya que son muy pocos los que Fenosa deja en este rango.

Coincidió con Molina, pues expresó que “este costo lo cargarán los trabajadores y obreras, quienes acaban de recibir su reajuste recientemente, negociado en la mesa del salario mínimo”, señaló Barbosa, así como al resto de asalariados.

Viene un colapso general

Mencionó que no se trata simplemente del aumento en el precio de la energía eléctrica, sino en los productos de la canasta básica, que afectarán más el bajo salario de la mayoría de los nicaragüenses y que incluso sacan del juego económico a pulperías y pequeños industriales y comerciantes.

Además, instó al gobierno a estar pendiente del movimiento de precios, y tomar medidas necesarias, a fin de evitar un colapso general.

“Por otra parte, hay que ver la posición de los empresarios con los que firmamos el compromiso para tomar medidas, y en medio de la crisis económica afectar lo menos posible a los trabajadores. Recordemos que ellos son los que proporcionan el salario, pero también los que imponen los precios del mercado”, dijo Barbosa.

Fenosa sólo ajusta y mantiene su lucrativo negocio

Barbosa comentó que desgraciadamente esto es parte del concierto internacional de las empresas petroleras y la voracidad de Fenosa. “Desgraciadamente no producimos petróleo y tenemos que comprárselo a las trasnacionales, rigiéndonos a los movimientos del mercado internacional. Mientras tanto, la empresa española Unión Fenosa simplemente hace su reajuste, porque no está dispuesta a sacrificar utilidades por el pueblo de Nicaragua, y ahora cada vez que cambia un medidor, duplica el valor de la factura”.

El sindicalista abogó por que el gobierno trate de crear comisariatos en las empresas, vendiendo productos de la canasta básica a precios de productor. Algo que consideró ideal, pero hay que ver si se tiene la capacidad para ello.

También que el impuesto del IR eleve su techo para dar un respiro a los trabajadores que ganan menos.

En tanto, Molina, exhortó a utilizar el bono demográfico de la población económicamente activa. “Pero para lograr esto se debe invertir en los recursos humanos, en especial, en educación y salud”.

Además, invertir en la agricultura y en la ganadería, a través del programa de Producción más Limpia, para levantar las exportaciones.

En general, la impresión es que ni la industria ni el comercio, ni la economía familiar, pueden resistir las facturas de Fenosa, con las complacientes alzas que le facilita el INE.