•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes de comunidades que habitan la Reserva Biológica Indio- Maíz dieron a conocer este miércoles un plan de acción con el que buscan frenar las amenazas que enfrenta esa zona ubicada al sureste de Nicaragua.

La iniciativa denominada “Protección y uso sostenible de la Reserva Biológica Indio-Maíz y áreas adyacentes dentro del territorio Rama y Kriol” fue elaborada por miembros de las comunidades de Indian River, comunidad indígena Rama, de Greytown y la comunidad creole de Korn River y busca obtener el respaldo efectivo, tanto de los gobiernos locales como del gobierno central.

Aldric Beckford, representante del Gobierno Territorial Rama Kriol (GTRK), explicó que en la zona hay diferentes problemas que se viven en el territorio, pero es la invasión por parte de mestizos provenientes del Pacífico, la que mayor presión está causando en Indio-Maíz.

Lo que buscan hacer

Princess Barberena explicó que el plan comenzó a diseñarse desde el año 2017, efectuándose para ello varios talleres y reuniones con líderes comunitarios y busca ser implementado este 2019 y 2020, trabajando en seis áreas: protección, uso adecuado de los recursos, conservación de la biodiversidad, educación y concientización, gobernanza e impulso del turismo.

“Los despales e invasión desmedida, inclusive, obliga a algunos indígenas a tener que desalojar su propio territorio, esto es consecuencia de proyectos que se han hecho, no sabemos si con malas intenciones, pero que fomentan de una u otra forma la invasión de terceros a nuestro territorio y este (plan) sería como un grito de SOS a Nicaragua y al mundo entero, porque nosotros como indígenas no podemos hacerlo”, dijo Barberena.

En este sentido, el plan de los comunitarios busca promover la protección del bosque en la reserva, incrementando la cantidad de guardabosques (actualmente solo hay 12), aumentando de 2 a 10 puestos de vigilancia. Además, buscan aumentar las rotulaciones dentro del territorio para demarcarlo de mejor manera y abrir procesos legales contra quienes invadan la reserva.

“Asimismo, se propone la regulación de la pesca, hacer cumplir la prohibición de todos los trasmallos, regular también la cacería, tanto la tradicional de los pueblos indígenas, afrodescendientes y la cacería furtiva. El uso de madera y otros recursos forestales que más impacto causan porque se destruye el hábitat de los animales”, argumentó Jossely Flores Macrea, tesorero de la comunidad Rama de Indian River.

Los indígenas también proponen la regulación de asentamientos que no solo atraen a los cazadores ilegales, sino el avance de la frontera agrícola, así como la elaboración de un censo para determinar la cantidad de ganado de los comunitarios y el que pertenece a otras personas ajenas al territorio.

Potencial para el turismo

Por su parte, Roman Leupolz-Rist, economista principal en temas medioambientales de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), señaló que otro de los aspectos que el plan busca impulsar es el desarrollo turístico en la zona, principalmente en dos aspectos: el turismo clásico y el turismo científico. Este último aspecto según el especialista, se podría establecer en alianzas con universidades que deseen hacer avistamiento de especies, por ejemplo.