•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La universitaria María Fernanda López Huete, denunció este jueves que sujetos a bordo de camionetas y motocicletas la vigilan constantemente.

El asedio ha llegado al punto, según López, que esta mañana no asistió al trabajo por temor a ser capturada, debido a que a metros de su vivienda hay un vehículo con varios hombres en su interior en una actitud vigilante.

La joven, quien hasta el año pasado cursaba su último año en el Recinto Universitario Rubén Darío en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), explicó que una vecina estaría a cargo de proporcionar información sobre ella a los parapolicías y partidarios del Gobierno.

Según la denuncia de la joven, el asedio contra ella y su familia tienes meses pero se ha incrementado en los últimos días hasta el punto que partidarios del Gobierno han difundido imágenes de ella y de la ubicación de su vivienda.

A la joven además la señalan de haber financiado al grupo de jóvenes que por meses estuvieron atrincherados en la UNAN y también la vinculan con la muerte de un oficial de Policía.

La joven, quien ha dejado de estudiar luego de haber sido denunciada por un docente de incitar a la desobediencia estudiantil, teme que los parapolicías actúen contra su integridad y precisó que el tres de este mes, en horas de la noche, unos sujetos que vestían con uniformes de la Policía atentaron contra su padre.

Según la joven en esa ocasión cuando ella regresaba del trabajo observó cómo unos bajaron unos hombres que portaban armas y cuchillos se bajaban de una camioneta frente a su casa.

De acuerdo con la joven uno de esos desconocidos, con una arma le apuntó a la cabeza de su padre y le gritó “golpista” y también palabras soeces y lo amenazaron con golpearlo “si continuaba financiado a los tranquistas”.

Parapolicías que participaron en represión contra manifestantes en Nicaragua / Archivo La joven se siete atemorizada y asegura que no puede salir de su vivienda. “ Me han dicho que vaya a los derechos humanos, pero mi temor es que me hagan algo, que me agarren al salir”, denunció la universitaria, quien asegura que el asedio contra ella se debe a que participó de manera activa en las protestas.