• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

A los manifestantes que han excarcelado les están aplicando nuevos delitos como tráfico de estupefacientes, homicidio frustrado, posesión ilegal de armas y alteración al orden público, denunció Verónica Nieto, defensora de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), organismo que considera que hay una “guerra sicológica” contra los opositores.

En el caso de José Daniel Álvarez Polanco, de 22 años, excarcelado el 15 de marzo tras ser acusado por apoyar a los tranques de la salida de Estelí, ahora está fichado por ser miembro de la banda “Los Medina”, una agrupación supuestamente dedicada al tráfico y venta de drogas.

Álvarez está bajo el apodo de “El Hito” y fue recapturado el 13 de abril a las 8:00 p.m.

A sus familiares, la policía les negó la información, sin embargo, el reporte policial señala que a “Los Medina” les ocuparon 2.89 kilos de cocaína, un revólver calibre 38, una pesa, una camioneta, dos motocicletas y C$86,513.

El recapturado fue enviado a audiencia preliminar con la juez suplente, Violeta Gutiérrez, del Juzgado del Distrito Penal de Audiencias de Estelí, y ella dictó prisión preventiva después de admitir la acusación y fijó audiencia inicial a las 11:30 a.m. del 2 de mayo.

“Álvarez estuvo detenido por 8 días de forma ilegal. Salió este lunes y lo quieren involucrar con una banda delincuencial”, dijo Nieto.

Otro caso es el de Bryan Steven Alemán Olivas, fue excarcelado el 15 de marzo con el segundo grupo de manifestantes presos, fue capturado en la ciudad de Masaya el 20 de marzo cuando se dirigía a una pulpería en las cercanías de su vivienda.

“Alemán es otro recapturado y señalado por supuesto intento de homicidio, pero después de varios días, las autoridades lo dejaron en libertad (el 24 de marzo), aunque con causa abierta”, comentó Nieto.

También otras acusaciones por delitos comunes han sido contra Eyner José López Espinoza y Edward Enrique Lacayo Rodríguez, a este último se le considera uno de los líderes de los autoconvocados que trataba de alcanzar la frontera de Costa Rica cuando lo detuvieron, y en la acusación del Ministerio Público lo señalan de transportar 6 kilos de cocaína.

La abogada dijo que esto refleja la falta de voluntad por parte del Gobierno de respetar los acuerdos con la Alianza Cívica, establecidos en las negociaciones para buscar una salida a la crisis sociopolítica de Nicaragua, y por el contrario, implanta toda una guerra sicológica que se impone a los excarcelados y sus familias.