•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) incluyó a Nicaragua en los países en Centroamérica que actualmente están en la línea de emergencia alimentaria en el Corredor Seco. No obstante, en el informe más reciente no aparecen datos específicos de Nicaragua sobre la cantidad de personas afectadas. 

El Corredor Seco Centroamericano es una franja que abarca desde Guatemala a Panamá, y es una de las zonas más vulnerables al cambio climático.El director del PMA para Latinoamérica y el Caribe, Miguel Barreto, afirmó que la región está atravesando una crisis alimentaria que es “invisible” para el mundo. 

“El fenómeno no es conocido y no recibe la atención que acapara la crisis de los migrantes en Venezuela o de los migrantes caminantes”, indicó Barreto.

En el Corredor Seco centroamericano viven unos 10 millones de personas, según el PMA.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el PMA de las Naciones Unidas, aseguraron que la emergencia se debe a que 2.2 millones de personas habían sufrido pérdidas de cosechas, de las cuales 1.4 millones necesitan asistencia alimentaria de urgencia. 

La prolongación de la temporada seca el año pasado estropeó el 70% de la cosecha de primera (que se suele recoger en agosto), mientras que las lluvias torrenciales dañaron el 50 % de la de postrera (que se recolecta en marzo), según el PMA, cuya sede regional se encuentra en Panamá.

Comen maíz y frijoles

La mayoría de los afectados son pequeños productores que viven alejados de los centros urbanos, en comunidades con pocos servicios e infraestructuras públicas y que se dedican a la agricultura de subsistencia, lo que significa que comen y viven de lo poco que cultivan, generalmente maíz y frijoles. 

El 82% de las familias afectadas han vendido en los últimos meses los animales y las herramientas de trabajo que tenían para poder comprar alimentos, lo que les ha dejado prácticamente “sin reservas”, agregó.  

“Hay que levantar la atención porque necesitamos recursos para que la situación no se complique más”, afirmó Barreto, cuya agencia está tratando de recaudar 72 millones de dólares para proveer alimentos de manera inmediata a 700,000 personas. 

Corredor seco se expande en el país 

Denis Meléndez, de la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo (MNGR) aseguró que “el Corredor Seco se ha venido ampliando”. Explicó que esa ampliación se da hacia el centro del país y ahora hacia las costas del Caribe. 

“Más pérdida de cobertura boscosa significa pérdida de agua”, indicó Meléndez, quien precisó que el crecimiento del Corredor Seco se da desde los años 80. 

Añadió que hay estimación que cada año se pierden 75,000 hectáreas de bosques. 

“Si examinamos los mapas de cobertura boscosa del siglo pasado, resulta dramático saber que estamos llegando a la línea costera del Caribe. Es decir, que cada 75,000 hectáreas que se pierden cada año se van agregando al Corredor Seco”, apuntó.

Los productores de esas zonas, principalmente los organizados en los bancos comunitarios de semilla, se han preparado a las condiciones de poca lluvia, aseguró Meléndez.

Para productores que viven en Somotillo o Santo Tomás del Norte, en el centro del Corredor Seco, el pasado ciclo productivo no fue muy bueno, afirmó el experto. 

Los aguaceros en pocos minutos y la escasez de lluvias prolongadas afectaron los cultivos. 

“Las cosechas estuvieron por debajo del rendimiento por la cantidad de lluvia que cayó, que fue muy limitada”, aseveró. 

Adoniram Sanches, coordinador subregional de la FAO para Mesoamérica y representante en Panamá, dijo que hay que “reforzar los sistemas de vigilancia y alerta temprana y mitigar los efectos de eventos como sequías y lluvias a través de buenas prácticas agrícolas que aumentan la resiliencia y adaptación de las familias para fortalecer sus medios de vida, evitando que estos eventos climáticos comprometan su seguridad alimentaria y los fuercen a migrar”.

25% de hogares, sin ingresos

En Centroamérica existen 1.9 millones de pequeños productores de granos básicos, de los cuales la mitad se encuentran en la zona del Corredor Seco.

“Estas familias son agricultores de subsistencia, lo que significa que cosechan y consumen los alimentos que siembran, principalmente maíz y frijoles y apenas cuentan con recursos para hacer frente a los riesgos.

La crisis en el corredor seco centroamericano

10 millones de personas viven en esta zona del istmo.
1.4 millones de personas necesitan asistencia alimentaria urgente.
500 mil son los afectados en Guatemala.
500 mil necesitan asistencia urgente en Honduras.
400 mil son los afectados en Nicaragua y El Salvador.
2 millones de productores de granos básicos están en esta área regional.

Fuente: Programa Mundial de Alimentos.