•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El prisionero Maycol Enrique Peña González, de 24 años, fue por más de 5 años miembro de La Juventud Sandinista (JS), sin embargo, a raíz del estallido de la crisis sociopolítica, se negó a participar en la represión y se retiró del grupo juvenil. Ahora se encuentra pagando una condena de 25 años por el asesinato de un hombre.

Lisseth González Sevilla, madre de Maycol, asegura que su hijo es inocente y que se trata de una pasada de cuentas. 

Peña González fue capturado por la Policía Nacional la madrugada del pasado lunes 23 de abril de 2018 junto a cuatro jóvenes, señalados de asesinar a Roberto García Paladino, quien supuestamente es familiar de un funcionario del Gobierno. 

Este hecho ocurrió cuando se registraron disturbios por los saqueos a supermercados. En octubre del mismo año, los cuatro fueron condenados por los delitos de asesinato y portación ilegal de armas.

“Mi hijo era de la Juventud Sandinista, pero se retiró, primero porque trabajaba y no le daba tiempo de ir a las actividades que realizaban y segundo, porque no estaba de acuerdo con lo que estaban haciendo. Desde que se dio el primer muerto en las protestas, mi hijo cambió de ideología”, confirmó Lisseth González.

La madre del joven recuerda que su hijo se encargaba de organizar grupos para competencias deportivas e invitaba a los chavalos del barrio San José Oriental, en Managua, a participar en las actividades gubernamentales. 

 “Como mi hijo se les dio vuelta está preso. Desde que da a conocer la reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), el 16 de abril de 2018 y luego golpean a los viejitos por protestar, a Maycol ya no le gustó eso. Luego se dan las muertes y él más bien decía qué cómo era posible que hicieran eso”, añadió González Sevilla.

Para ese entonces, Maycol había comprado una motocicleta, trabajaba como albañil y no tenía mucho tiempo libre. Su mamá recuerda que al inicio de las manifestaciones antigubernamentales, varios jóvenes de la JS llegaban a buscarlo hasta la casa para que los acompañara a reprimir las protestas. 

“Le decían que fueran a atacar las protestas, que le iban a dar C$500 y droga si quería. Le decían que se consiguiera gente. Yo recuerdo que mi hijo les contestaba: ‘No maje, no quiero’”, sostuvo la mamá.

Primero lo amenazaron 

De acuerdo con González Sevilla, los miembros de la JS en ocasiones amenazaron a su hijo por negarse a apoyarlos. 

“A él le dijeron que se iban a vengar, de que se lo echaban, se lo echaban, ahora está preso, me lo acusan del asesinato de Roberto García Paladino. Mi hijo conocía a ese muchacho, éramos vecinos, todo mundo sabe que los chavalos no fueron los que lo mataron”, recalcó. 

Maycol cumplió sus 24 años en febrero del presente año y el pasado 23 de abril, un año de estar detenido. 

Apoyó a los atrincherados en UPOLI

Según la madre del privado de libertad, al momento que la policía capturó a Maycol, él venía junto a cuatro jóvenes, con quienes andaba dejando víveres a los atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli). 

“Los de la JS ya sabían que los chavalos les llevaban agua y víveres a los de la Upoli. Esa mañana (el domingo 22 de abril de 2018) que se arman los saqueos, mi hijo, los otros muchachos, el fallecido y los vecinos estaban cuidando el supermercado para que no se metieran a saquear, pero los chavalos se fueron a la Upoli como a eso del mediodía”, contó Lisseth González. 

“Cuando matan al muchacho, los chavalos ya no estaban ahí, la policía los agarra en el barrio San Luis, allá por el Distrito IV. Cuando los capturan les dicen: ‘estos cinco pescaditos se van a comer la torta que encontramos en la P del H’”, asegura González. 

Posteriormente, cuenta que fueron trasladados a la casa sandinista, ubicada en el mismo barrio, los golpearon salvajemente y los intentaron quemar. 

“Entonces como mi hijo conoce a los dirigentes de la JS y era a quien la policía estaba golpeando más duro por traidor supuestamente, Maycol les decía: pero si somos los mismos, por qué me golpean, por qué nos detienen. Los chavalos no tenían ni conocimiento de lo que había pasado en Palí”, dijo González. 

Al día siguiente que los jóvenes fueron capturados, también fueron puestos ante un juez (el 24 de abril de 2018).  

“Hay bastantes testigos de lo que realmente pasó ese día, pero también hay miedo y por eso callan”, lamentó la mamá de Maycol.

Policía de civil ofrece indulto 

González afirma que después de la detención de su hijo, sufrió asedio, no por los vecinos, sino por policías vestidos de civil que llegaban a su casa haciéndose pasar por oficiales que querían ayudarla. Después que condenaron a su hijo y a los otros jóvenes, en octubre del año pasado, el asedio terminó para ella. 

“Mi hijo me pregunta cómo va a hacer él para pagar 25 años en la cárcel mientras los verdaderos asesinos andan libres. Yo le digo que tenga mucha fe en Dios, que él va a salir y va a salir con su cara en alto porque es inocente”, expresó González. 

Reo común

Maycol Enrique Peña González se encuentra detenido en el Sistema Penitenciario de Tipitapa La Modelo como reo común, por lo que su madre exige al Gobierno que sea incluido en la lista de los manifestantes que serán liberados. 

Lo que le llama más la atención a González y le hace confirmar que se trata de una pasada de cuenta es que al inicio de la detención de su hijo y los demás jóvenes, los tachaban de golpistas, pero ahora los catalogan como reos comunes. 

“Mi hijo está pagando un delito que no cometió”, lamentó González Sevilla.