• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El ex magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís Cerda, hizo pública una nueva carta firmada el 25 de abril de 2019, desde Costa Rica, en la que hace referencia al impase en el diálogo.

En dicha carta Solís destaca la posición actual de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia de no regresar al diálogo mientras el Gobierno no dé muestras de cumplimiento de los acuerdos de liberación de los manifestantes presos y la democratización.

El ex magistrado señala que se debería presionar al Gobierno para que libere a los presos políticos, de lo contrario la Alianza Cívica debe mantenerse firme y no regresar al diálogo hasta que se cumpla el acuerdo.

También hizo énfasis sobre el listado y el número de presos a liberar, donde ha habido discrepancia entre el Gobierno y la Alianza Cívica, considera que estos una vez liberados no deberían ser capturados. Además consideró que la fecha de liberación no debe exceder el 5 de mayo, cuando se cumplieran 45 días de los 90 ofrecidos por el Gobierno.

Solís insiste en que se deben restituir los derechos, garantías y libertades ciudadanas, establecidas en la Constitución Política.

El exmagistrado abordó este punto haciendo énfasis sobre un acuerdo firmado entre ambas partes el pasado 29 de marzo, siendo reprimida una marcha autoconvocada al día siguiente, el sábado 30 de marzo.

Sobre el retornos de los exiliados

Solís, quien se refugió en Costa Rica, la presentación de 8 protocolos en los próximos días por la Organización de Estados Americanos (OEA) y el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag, para que se discutan y aprueben en el diálogo es importante, pero insiste en que dichos protocolos deben elevarse a leyes y que se aprueben en la Asamblea Nacional y que se publiquen por el Presidente de la Republica.

A pesar de que no tiene conocimiento de cuáles son los 8 protocolos, considera que al menos deberían trabajarse en el retorno de los exiliados a Nicaragua siendo este el único protocolo presentado hasta la fecha y que considera es un desastre.

La propuesta oficialista deja excluidos del retorno a Nicaragua a todos los que se fueron al exilio por razones políticas, cuando dice que el acuerdo no cubre a los que cometieron delitos comunes y para el Gobierno los delitos políticos son comunes.

Prácticamente hace que el acurdo presentado nazca muerto, pues lo reduce únicamente a quienes salieron del país por razones económicas, explica Solís en su carta.

El segundo protocolo podría ser una ley para el desarme de los grupos parapoliciales, donde se ratifique que solo el Ejército y la Policía pueden estar armados.

Asimismo reflexiona que debiera haber una legislación aunque fuese mínima para que se realicen marchas de carácter público sin permiso de la Policía Nacional.

Sobre la libertad de prensa, afirma que debe haber un protocolo que reafirme la absoluta libertad de prensa en el país, la libre introducción del papel y otros materiales para los periódicos, radios y televisión, sin pagar impuestos.

De igual forma espera que los siguientes protocolos aborden los temas sobre: las libertades de expresiones y manifestaciones en lugares públicos, el respeto de los símbolos patrios y que no prohíban a nadie el uso de banderas, camisetas, globos, etc.

Rafael Solís. Archivo/END

En el caso de las ONG que se cancelaron en diciembre, refirió que también deben ser restablecidas su personería jurídica mediante la Asamblea Nacional y sobre todo la autonomía universitaria debe ser restablecida en su totalidad.

El octavo protocolo, debe tratar con los debidos procesos judiciales, con los derechos de las personas a ser detenidas solo bajo órdenes judiciales.

Hasta entonces considera que se debería comenzar a discutir el tema electoral y el de la justicia, sin perjuicios en que la OEA avance en su trabajo presentado el 24 de abril. Ambas partes deberían de definir un calendario para trabajos de elecciones. “Que a mí en principio me parece que el adelanto de elecciones se debe celebrar en abril 2020”, finalizó.