• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

El gobierno de Estados Unidos a través de su representante en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidió este viernes al Gobierno de Nicaragua que cumpla los acuerdos firmados en el diálogo nacional.

Cabe mencionar que las discusiones de la mesa de negociación del diálogo nacional concluyeron el 3 de abril, por acuerdo mutuo entre las partes, tras un mes y una semana de reuniones.

Entre las razones por las que el diálogo llegó a su fin están la falta de cumplimiento del Gobierno sobre los compromisos adquiridos, y la negativa de sus representantes a discutir temas pendientes, ha explicado en varios momentos la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), una de las partes negociadoras.

El representante de Estados Unidos expresó que las palabras y los acuerdos no significan nada sin una acción clara, un cambio de comportamiento y resultados concretos de parte del Gobierno, a su vez, expresó el respaldo del gobierno norteamericano a la Alianza Cívica en su busca de defender los intereses de los nicaragüenses.

El Consejo Permanente de OEA se reunió este viernes para abordar el tema de democracia en Nicaragua y deterioro de los derechos humanos en el país.

El Nuevo Diario presenta íntegro el discurso del representante de Estados Unidos ante el Consejo Permanente de la OEA.

Hemos escuchado a varios oradores esta mañana que han presentado argumentos insoslayables de que el orden constitucional de Nicaragua ha sido alterado de una manera tal que menoscaba gravemente el orden democrático de ese estado, de hecho el ataque del gobierno de Ortega contra el orden constitucional han persistido durante años, vemos los resultados claramente en la actualidad.

La campaña continua de intimidación y amenaza de Ortega contra los que percibe como opositores constituye una violación a la Constitución y el derecho de los ciudadanos a participar en todas las decisiones relacionada con su propio gobierno que se expresa en la carta democrática.

Luis Almagro, Secretario General de la OEA. ARCHIVO/END.

Para reiterar algunos de los temas planteados por los panelistas y enumerar una larga lista de medidas tomadas por el gobierno que socaban gravemente los cimientos de la democracia nicaragüense, les recuerdo que esto es una lista no exhaustiva sino ilustrativa.

1. El uso del poder judicial para encubrir los delitos del gobierno y sus aliados en vez de investigar y enjuiciar a los responsables de cientos de asesinatos en las protestas recientes.

2. La detención arbitraria de cientos de ciudadanos, seguida de enjuiciamientos totalmente falsos.

3. Creación de la súper mayoría en la Asamblea Nacional por medio de fraudulentas elecciones. Una disolución sistemática ilegal de partidos de la oposición y expulsión de legisladores de la Asamblea. Una súper mayoría que infringe sus propias normas, procedimientos y los principios constitucionales de los pesos y contrapesos para servir vilmente las órdenes del Gobierno.

4. Manipular el Consejo Supremo Electoral para desertificar o debilitar los partidos de oposición.

5. Negarse a invitar y acreditar a observadores nacionales e internacionales creíbles en las elecciones.

6. Ataques contra la prensa libre de Nicaragua de manera jurídico físico y también judicial.

7. Someter organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones de la sociedad civil a presiones crecientes, políticas y judiciales, incluidas su disolución judicial y el arresto y exilio forzoso de su personal.

8. Incitar a la violencia organizada contra miembros de la oposición política contra miembros de la sociedad civil que realizan manifestaciones pacíficas y enjuiciamiento de quienes han participado en ámbito de incidencia Pacífico.

9. Desolique de la Policía Nacional de Nicaragua y sustitutos uniformados para atacar y matar a cientos de ciudadanos que estaban ejerciendo sus derechos constitucionales.

Carlos Trujillo, embajador estadounidense y presidente del Consejo Permanente de la OEA. ARCHIVO/END.

Estamos ya comprendiendo acá esta línea, estas medidas combinadas con otras, tales como la expulsión del mecanismo de monitoreo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es un claro indicio de la falta de respeto del gobierno nicaragüense por el estado de derecho, los derechos humanos y la práctica democrática, de hecho el informe de diciembre del GIEI menciona abusos sistemáticos claramente ordenados por el régimen Durante los meses de abril y mayo de 2018.

Con respecto al proceso del Diálogo Nacional Nicaragua, las palabras y los acuerdos no significan nada sin una acción clara, un cambio de comportamiento y resultados concretos, el presidente Ortega ya ha acordado poner en libertad a todos los presos políticos y respetar la libertad de expresión y la libertad de reunión así como otros Derechos Humanos, los actos y la inacción del gobierno de Nicaragua son muy claros, el gobierno de Ortega tiene que respetar su propia Constitución y cumplir los acuerdos que ha firmado hasta ahora en el diálogo, en cambio usa las perspectivas del diálogo como otra herramienta para demorar una rendición de cuenta e incluso profundizar su control.

Estados Unidos continuará de manera directa y con otros colaboradores internacionales exhortando al gobierno de Daniel Ortega que Respete los procesos institucionales democráticos básico y a que actúe de manera congruente con las disposiciones de la carta democrática Interamericana.

Con este fin instamos al gobierno de Nicaragua a que responda al llamamiento del pueblo nicaragüense a reformas democráticas.

Estados Unidos sigue apoyando la Alianza Cívica de Nicaragua en sus esfuerzos para defender los intereses de los nicaragüenses que están pidiendo la libertad, la justicia, la democracia y los cambios democráticos.

También hacemos un llamamiento al gobierno de que permita el retorno del GIEI y el Meseni, estos mecanismos son necesarios en Nicaragua más que nunca, asimismo será indispensable que la OEA sirva de garante creíble de la reforma electoral y que forme parte de todo acuerdo nacional.

Consejo Permanente de la OEA. ARCHIVO/END.

Las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de todo el mundo han expresado preocupación por el desmantelamiento sistemático de la democracia en Nicaragua.

La OEA, la organización más comprometida y más responsable de defensa en democracia en el continente americano debe encabezar la denuncia de los actos del gobierno nicaragüense y en establecimiento a la expectativa razonable de una democracia tal como se refleja en la Carta Democrática Interamericana.

Estados Unidos apoya el llamamiento hecho en enero por el secretario general Almagro en cuanto a una acción congruente con la carta democrática, es ya hora de actuar.