•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Monseñor Silvio Báez, ofició una misa este domingo en la ciudad de Miami, que generó muchas expectativas entre la diáspora nicaragüense en esa ciudad estadounidense.

La Celebración religiosa se da pocos días después que el obispo auxiliar de Managua, partiera de Nicaragua hacia El Vaticano, en donde permanecerá por tiempo indefinido a petición expresa del papa Francisco.

La misa tuvo lugar en la iglesia católica de Saint Agatha, a las once de la mañana (hora de Nicaragua). Durante un video transmitido en Facebook, por el periodista exiliado Luis Galeano, muestró a centenares de nicaragüenses que aguardaba la llegada de Báez al templo y el inicio de la misa. Muchos de los asistentes vistieron camisetas de Nicaragua, así como banderas azul y blanco.

“Esta será la última misa que monseñor Silvio José Báez dará en el continente americano. Una misa que va a ser muy significativa,  porque la gran comunidad de nicaragüenses van a poder externarle su cariño a monseñor Báez”, dijo Galeano durante la transmisión antes que iniciara la eucaritía. 

Quien además agregó que hoy también Báez está de cumpleaños, por lo que la diáspora nicaragüense ha preparado una sorpresa en honor al obispo.

Monseñor Silvio Báez junto al cardenal Leopoldo Brenes / Archivo El prelado nicaragüense partió del país el martes pasado, no sin antes declarar a periodistas que a su llegada a la santa sede dará su versión sobre la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua.

“¡Un saludo cariñoso desde el aeropuerto de Managua! En obediencia al Papa Francisco estoy saliendo del país hacia Roma. Pasaré esta semana con mi familia en Miami. ¡Los llevo en mi corazón y en mis oraciones! ¡Que el Señor los bendiga y bendiga a Nicaragua!”, escribió Báez en su cuenta de Twitter el 23 de abril día en que dejó Nicaragua.

Durante su ministerio de 10 años en Nicaragua, el obispo se tornó uno de los personajes más influyentes en el país.

En 2018, formó parte de la delegación de la iglesia católica que estuvo como testigo del fallido diálogo nacional que buscaban encontrar una salida a la crisis política del país, además el 9 de julio resultó herido durante un ataque que simpatizantes sandinistas realizaron contra jerarcas de la iglesia católica entre ellos el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag en la basílica de San Sebastián en la ciudad de Diriamba, Carazo.