•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, uno de los personajes más influyentes de Nicaragua, cumple este domingo sus 61 años de vida, en lo que la oposición ha llamado "exilio forzado", en medio de la peor crisis sociopolítica del país en décadas.

Báez, quien se encuentra en Miami antes de partir hacia Roma, recientemente confirmó que en 2018 fue objeto de un plan para asesinarlo, a la vez que comunicó una petición del papa Francisco para servir en el Vaticano.

La decisión de Francisco no fue bien recibida en Nicaragua, donde el obispo es admirado por haber arriesgado su vida para salvar la de cientos de personas, en su mayoría jóvenes, de los ataques con armas de guerra de las "fuerzas combinadas" del Gobierno en contra de civiles, tras el estallido social de abril del año pasado.

En los días previos a su partida de Nicaragua, el propio Báez reiteró que no deseaba dejar su país natal en las actuales condiciones, pero que aceptaba la decisión del papa Francisco.

El cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes, pidió oraciones para el obispo Báez en dos ocasiones, durante la misa dominical en la Catedral Metropolitana de Managua.

"Quiero pedir sus oraciones por monseñor Silvio, que hoy está de cumpleaños, le pedimos al Señor que lo bendiga, lo acompañe siempre, de manera especial en este tiempo, en obediencia, que el santo padre lo ha llamado a estar allá, en Roma", dijo Brenes.

Las felicitaciones al obispo fueron extensas en las redes sociales utilizadas por los nicaragüenses.

Báez, quien mantiene el cargo de obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, también fue uno de los sacerdotes heridos en julio pasado durante un ataque de grupos de choque gubernamentales a un templo católico. 

La vida en Roma no es extraña para Báez, quien entre 2006 y 2009 fue vicepresidente de la Pontificia Facultad de Teología de los Padres Carmelitas, y dirigió la revista Teresuanum de la Facultad deTeología.

Báez es el coordinador de la traducción del Antiguo Testamento de la nueva versión de la Biblia para América Latina de ediciones Paulinas, y es traductor del libro de los Proverbios para la nueva Biblia, según la información de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.