•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La policía allanó el domingo la propiedad de Heldrich Amaya Barrios, el hombre de 40 años que falleció en un confuso tiroteo la noche de este sábado en un sector del mercado Oriental, en Managua. 

El allanamiento ejecutado por agentes de la Dirección de Auxilio Judicial Nacional (DAJ) se ejecutó en horas de la tarde y, según trascendió, las autoridades buscaban evidencia que vinculará al occiso con un asalto ocurrido en Bello Horizonte antes de Semana Santa.

La zona fue resguardada por un amplio despliegue policial y durante más de un hora, los oficiales requisaron varias habitaciones.

La familia doliente afirma que Heldrich Amaya Barrios  portaba 50,000 córdobas en el momento que  lo asesinaron, pero la Policía no informa nada sobre ese dinero.  Bismarck Picado/END

En la propiedad están construidas tres viviendas y se conoció que los agentes  habrían detenido a una persona en el sector. La identidad del detenido no fue proporcionada.

Desde la mañana del domingo los familiares de Amaya se prestaron al Instituto de Medicina Legal para retirar el cadáver, pero las autoridades retrasaron la entrega.

Dos muertos

Se sabe que dos personas fallecieron y otras cinco resultaron lesionadas en un confuso incidente registrado la noche de este sábado en el mercado Oriental. La versión oficial de las autoridades indica que un ciudadano reportó vía telefónica al 118 que un grupo de sujetos a bordo de un automóvil rojo realizaban asaltos con armas de fuego en Bello Horizonte, Managua.

Según la Policía Nacional, una patrulla que realizaba “labores de vigilancia y patrullaje” ubicó al vehículo y “se les dio voz de: “Alto, Policía Nacional”, pero los desconocidos hicieron caso omiso y realizaron disparos contra los agentes, dándose a la fuga.

La nota de prensa emitida este domingo por la Policía detalla que se suscitó una persecución y los “asaltantes” se introdujeron en una calle del mercado Oriental, atropellando a los vigilantes José Manuel Gutiérrez Rojas, Medardo Jirón Jarquín y la trabajadora por cuenta propia, Erlinda Gema Lasco. 

La nota precisa, que tras accidentar a estas tres personas, el vehículo utilizado por los presuntos asaltantes impactó contra un tramo ubicado de la Casa de los Encajes, dos cuadra abajo. Según la Policía, los “delincuentes nuevamente realizaron disparos a la patrulla policial código 676, quienes ante el inminente peligro de sus vidas y las de los pobladores, en legítima defensa, repelieron la agresión utilizando sus armas de reglamento, falleciendo los delincuentes Heldrich Alberto Amaya Barrios, (y) un segundo sujeto que aún  se investiga su identificación”.

La nota detalla que en el vehículo viajaban otras dos personas que resultaron lesionadas y cuyas identidades corresponden a Marlon Molina Bermúdez y Pedro Rodríguez Mendoza, alías “Picolo”, quien supuestamente tiene antecedentes  por  robo con intimidación, robo con fuerza y tenencia ilegal de arma de fuego. En un acápite, la misiva indica que en la escena se ocupó una pistola Bersa, calibre 9 mm y que la patrulla policial código 676 presenta impactos de bala.

Desde la mañana del domingo los familiares de Amaya se prestaron al Instituto de Medicina Legal para retirar el cadáver, pero las autoridades retrasaron la entrega. Bismarck  Picado/END

 Familia niega versión policial

El Nuevo Diario conversó con familiares del occiso Heldrich Amaya Barrios y la versión que estos brindaron dista mucho de la oficial. Sus impresiones dicen que su pariente estuvo desde las 4:00 p.m. ingiriendo licor en un bar cercano al Gancho de Caminos.

En ese local estuvo por tres horas, y a eso de las 7:10 p.m. salió del local y caminó hasta su vivienda, que no queda lejos. En su hogar, se reunió con varios de sus hijos y de ese encuentro hay constancia, ya que se tomó algunas fotografías y las envió por WhatsApp a su pareja.

Además de tomarse fotografías, el occiso junto a una de sus hijas actualizaron su libreta  de apuntes, en la que  tenía detallado la lista de personas que deben dinero, porque era prestamista.

Poco antes de las 9:00 p.m., Amaya, según refirieron se retiró de la propiedad (ubicada de La Caimana, 1 c al norte, media abajo) en compañía de otra persona, al que identificaron como Marlon Molina, con dirección a la Casa de los Encajes.

Al salir de la propiedad, un carro rojo que llevaba rato estacionado cerca de La Caimana, los siguió para robarle, y al llegar al sector donde venden vigorón o vaho, en el Oriental,  atropellaron a su pariente.

No aparecen 50,000 córdobas

Según los familiares, quienes omitieron sus nombres, una persona les aseguró que a su pariente, cuando estaba debajo del vehículo le dispararon.

La familia doliente acusó a la institución policial de ensuciar la imagen de su pariente y de no entregarle 50,000 córdobas en efectivo que este portaba, al momento que lo asesinaron.

Aseguraron que tienen testigos que observaron a su pariente en el bar y cuando salió de su vivienda, poco antes de las 9:00 p.m. 

La versión de la Policía indica que a las 9:00 p.m. recibieron la llamada al Centro de  Emergencias, reportando a sujetos desconocidos a bordo de un carro rojo asaltando en Bello Horizonte.