•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desconocidos realizaron la madrugada de este viernes pintas en la vivienda del periodista Wilber Benavides Fonseca, quien hace dos días retornó al país tras haberse exiliado.

Las pintas, efectuadas con aerosol negro, habrían sido elaboradas por simpatizantes del partido de gobierno que habitan en la misma zona del comunicador, en el barrio Augusto César Sandino, en la zona sureste de Managua.​

En el muro frontal del inmueble pueden apreciarse las pintas, aunque el significado queda a consideración del lector.

En una pinta no se distingue si es “tanguera” o “tanquera” lo que se escribió, pero por el contexto, Benavides deduce que quizás quisieron escribir Tranquera. 

En otra área del muro pintaron la frase “Daniel se quedo” (sin tilde en la o), seguido de unas pintas ilegibles. ¿Qué habrían deseado plasmar? se desconoce, pero se presume que es 2021  o plomo.

La palabra plomo es un término de advertencia que con frecuencia pintan los partidarios del gobierno para intimidar a opositores. En las últimas semanas se ha conocido de viviendas que han sido manchadas con aerosol.

Benavides quien laboraba para un canal local de televisión, calificó las pintas como “parte del asedio, la intimidación y el acoso hacia la prensa independiente”.

Vigilancia en el barrio

El periodista explicó que el pasado miércoles, al ingresar al país, funcionarios de Migración y Extranjería le hicieron preguntas que no debían hacerle. Le consultaron; por ejemplo, si estaba trabajando y si se reintegraría al medio al cual renunció semanas atrás.

Agregó que en su barrio activistas políticos del gobierno se dieron a la tarea de preguntar en pulperías, a las que él frecuenta, si había regresado al país y si continuaría con su labor como periodista.

Pese a la realización de las pintas, cuyo mensaje no es entendible, Benavides aseguró que esta acción no lo intimida y que lejos de borrarlas, las dejarán ahí por tiempo indefinido.