•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El botánico Ricardo Rueda presentó este lunes el primer libro ilustrado de una reserva natural en el bosque seco de Nicaragua. Se trata de la Reserva Natura, ubicada en el municipio de Villa El Carmen, en Managua.

Rueda aseguró que en la Reserva Natura, donde se realizó la investigación para hacer el libro, se encuentra el 5% de la muestra nacional de la flora de Nicaragua.

La presentación se hizo la mañana de este lunes, en el colegio Pierre y Marie Curie, donde estuvieron presentes el científico nicaragüense Jaime Incer Barquero y el científico Warren Douglas Steven, del Missouri Botanical Garden.

Rueda indicó que en su libro presenta alrededor de 303 especies de plantas, entre árboles, arbustos, hierbas y otras formas de vida vegetal.

Con la presentación queda disponible el primer libro, en el cual cualquier persona podrá conocer, por fotos e información, las especies que forman el bosque tropical seco.

El libro estará disponible en algunas librerías de Managua y en la Reserva Natura.

Importante aporte

El científico Steven afirmó que dicho documento es un importante aporte para la botánica, ya que son muy pocos los textos en los cuales se dan a conocer las especies del bosque seco.

Por su parte, el naturalista Incer Barquero aplaudió la nueva obra, la cual calificó como un ejemplo y un paso correcto para la conservación del medioambiente.

Incer Barquero, quien es director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Sostenible (Fundenic), organización que maneja la Reserva Natura, señaló que esta experiencia debe replicarse en áreas protegidas que están bajo la responsabilidad del Estado.

Warren Douglas Steven en la exposición del libro. Jorge Ortega/END

La Reserva Natura mide 434 hectáreas, uno de los más exitosos ejemplos de restauración natural en el país, ya que en el 2004 cuando se empezó la reforestación, esa zona era un potrero abandonado.

En aproximadamente 18 años, pero principalmente desde 2008, cuando se plantaron alrededor de 500,000 árboles propios del bosque seco,  la recuperación natural de la zona ha sido fantástica. 

En 18 años se han multiplicado 400 especies vegetales, entre  forestales, frutales y herbáceas. Eso indica que mejoró la productividad del ecosistema.