•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha reforzado su presencia en Nicaragua desde abril de 2018, y desde agosto pasado hay una representante en Managua al frente de una misión que depende de la oficina regional para México y América Central, explica a El Nuevo Diario el coordinador de comunicación del organismo de socorro, Jesús Serrano Redondo.

 ¿En qué fase se encuentra el proceso de liberación de los manifestantes detenidos?

Desde que el CICR aceptó la invitación de las partes, nuestro equipo ha estado pendiente los 7 días de la semana y seguimos dispuestos para facilitar el proceso de liberación, en conformidad de lo que contempla el acuerdo firmado el 27 de marzo de 2019 por el Gobierno y la Alianza Cívica en el marco de la mesa de negociación.

 La Alianza Cívica confirmó que se había conciliado con el gobierno una lista de 232 manifestantes, ¿por qué estas personas no han salido de prisión?

No le corresponde al CICR confirmar el número de personas que estarían incluidas en este proceso. Le corresponde a las partes ponerse de acuerdo sobre cada caso para definir si serían liberadas y cuándo ocurrirá eso.

¿Cuál es la labor que está desempeñando el CICR en este proceso de liberación?

Este número (232 personas privadas de libertad) no fue conciliado por el CICR. El CICR se abstiene de divulgar cualquier cifra, ya que les corresponde a las partes acordar una lista de personas que entraría en este proceso. Mientras tanto, seguimos en contacto con familias de detenidos y nos hemos reunido dos veces con el comité técnico.

 ¿Por qué se avanza de forma lenta? 

Lamentamos no poder contestar a esta pregunta. Por parte del CICR hemos estado pendientes los 7 días de la semana de facilitar este proceso y seguimos atentos al momento en que se le dará inicio y siempre atentos cuando se considere necesaria nuestra presencia.

Jesús Serrano Redondo, coordinador de Comunicación Regional del CICR, afirma que han estado visitando a los manifestantes en prisión. Cortesía/END

 ¿Han emitido alguna recomendación a las partes en el diálogo sobre la situación de los presos?

Como en todos los países en los que el CICR lleva a cabo visitas a personas privadas de libertad, la organización humanitaria mantiene un diálogo bilateral con las autoridades responsables de los lugares donde se encuentran esas personas.

Los hallazgos de los delegados del CICR sobre las condiciones de detención y el trato de los privados de libertad son compartidos de manera confidencial exclusivamente con las autoridades competentes.

El gobierno se comprometió a liberar a todos los manifestantes encarcelados en un período de 90 días. ¿Seguirán ustedes trabajando en el país después de ese período?

El CICR nunca ha dejado de trabajar en Nicaragua. Durante el conflicto armado en los años 80 el CICR desempeñó su labor humanitaria en favor de las víctimas de aquel conflicto. Luego, a partir de 1991, redujo progresivamente su presencia en el país, continuando principalmente con programas ortopédicos, encaminados a brindar asistencia a personas que sufrieron una discapacidad durante el conflicto, en particular por explosivos, tales como minas antipersonales.

Desde finales de los años 90 el CICR ha trabajado en Nicaragua desde su delegación regional, cubriendo América Central, asentada primero en Guatemala; y desde 2001 hasta hoy, en México.

Este trabajo se ha concentrado en la cooperación con Cruz Roja Nicaragüense y también en áreas relacionados con la promoción e implementación del derecho internacional humanitario con las autoridades, círculos académicos o medios de comunicación. Desde abril de 2018 el CICR ha reforzado su presencia en Nicaragua, primero a través de personal de la delegación regional en México, apoyando a la Cruz Roja Nicaragüense en su labor de brindar atención médica prehospitalaria. También se ha dado apoyo en comunicación operacional y se ha iniciado un diálogo con las autoridades.

A partir de agosto de 2018 el CICR cuenta con una representante en Managua, donde la oficina del CICR se convirtió en una misión que sigue dependiendo de la delegación regional para México y América Central ya en 2019. Por tanto, es importante señalar que el CICR no ha llegado a Nicaragua a raíz de la invitación que le hicieron las partes el día 20 de marzo pasado. Su presencia en el país no está vinculada al proceso acordado entre las partes, ni a la fecha límite definida para este proceso en curso.

¿Han podido visitar las cárceles, ¿qué han encontrado?

El CICR firmó un memorándum de entendimiento con las autoridades de Nicaragua, mediante el cual se acordó el comienzo de las visitas del CICR a los centros de detención. Posteriormente, del 7 al 17 de enero, el CICR llevó a cabo las primeras visitas a personas privadas de libertad en los centros penitenciarios de La Modelo, La Esperanza y la Dirección de Auxilio Judicial El Chipote. Estas visitas se repitieron del 25 al 29 de marzo. 

Los hallazgos de los delegados sobre las condiciones de detención y el trato de las personas privadas de libertad, independientemente de los motivos de su arresto o detención, son compartidos de manera confidencial con dichas autoridades.