•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cecilia Chávez Castro pregunta qué pasó con los C$100,000 que su compañero de vida llevaba la noche que lo mataron.

Ella se identificó como la pareja de Heldrick Amaya, el hombre de 40 años que este sábado falleció en un confuso tiroteo entre presuntos delincuentes y la policía en un sector del mercado Oriental, en Managua.

La mujer aseguró que su pareja era prestamista, un negocio que manejaba con su madre. Poco antes del fatal suceso, Amaya salió del sector de La Caimana e iba cruzando el mercado para llegar a la zona de El Calvario, donde se reuniría con su progenitora para revisar las cuentas de los clientes.

El domingo por la mañana, Cecilia se presentó a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) a pedir un documento que le permitiera retirar el cadáver de Amaya, pero en ese lugar la retuvieron por horas preguntándole sobre el origen del dinero.

Tras 5 horas la dejaron ir, pero la acompañaron a su propiedad y le requisaron todo el inmueble, buscando equipos electrónicos.

Cecilia Chávez afirma que tampoco aparece la agenda en la que su pareja tenía el registro de todo lo que le adeudan los clientes, por lo cual está exigiendo a la policía que se la entregue con el dinero.

En el ordenamiento de la agenda de los clientes le ayudaba su hija mayor y el pasado sábado no fue la excepción, según Chávez.

Se conoció que entre las 7:10 p.m. y las 8:45 p.m. de esa noche, Amaya y su hija actualizaron las cuentas. Luego se retiró hacia el sector de El Calvario. 

Chávez contó que tiene en su poder documentos que demuestran cómo su pareja obtuvo ese dinero.

Este lunes fue velado Heldrick Amaya en su casa, en la zona de La Caimana. Bismarck Picado/END

“Y en un canal de televisión (que difundió la noticia de su muerte) se puede ver que él (Amaya) tiene su agenda y un bolso donde andaba el dinero. Mi hija trabajaba con él a diario y sabe lo que habían cobrado. La policía no me quiere dar nada, ni su cédula, ni el teléfono, ni el dinero”, afirmó Chávez.

¿Investigado?

En el mercado circula la versión de que antes de Semana Santa, una tienda fue asaltada y varias laptop y celulares fueron robados. La policía habría investigado si Amaya tuvo participación en ese hecho y por esa razón buscaban en la propiedad cualquier indicio para relacionarlo con el delito.

La noche del domingo 28 de abril, cuando el cuerpo del prestamista fue llevado a su casa de habitación para velarlo, comerciantes del mercado llegaron al velorio para acompañar a la familia.

“Él nos hacía préstamos desde hace varios años y nunca vimos que anduviera en otras cosas”, dijo a El Nuevo Diario uno de los comerciantes del área de venta de celulares, quien prefirió omitir su nombre.

Este lunes a mediodía, agentes de la Policía Nacional realizaban entrevistas a los dueños de esos negocios, quienes conocieron a Heldrick Amaya.

Crimen confuso

Uno de los comerciantes afirmó que es muy extraña la forma en la que le quitaron la vida al prestamista.

“Nunca (Heldrick) había tenido problemas con nadie en esta zona, pero sí sabemos que había estado preso, quizá fue una pasada de cuentas”, dijo una comerciante del sector de La Caimana.

Este lunes fue velado Heldrick Amaya en su casa, en la zona de La Caimana. Bismarck Picado/END

Según los familiares, Amaya se dedicó a realizar préstamos luego de haberse ganado un premio en uno de los sorteos de la Lotería Nacional, sin embargo, se desconoce cuándo adquirió el premio y la cantidad obtenida.

Investigan en bar

Agentes de la Policía Nacional también anduvieron en las instalaciones del bar La Cobacha este lunes a mediodía. En ese lugar fue visto el fallecido en horas de la tarde o la noche del pasado sábado, antes del enfrentamiento, según varios comerciantes. 

Según la Policía Nacional, el sábado por la noche una patrulla que realizaba “labores de vigilancia y patrullaje” ubicó un vehículo sospechoso de andar realizando asaltos en el sector de Bello Horizonte y se les dio voz de alto, pero los desconocidos la ignoraron y realizaron disparos contra los agentes, dándose a la fuga.

El vehículo escapó hasta llegar al mercado Oriental, donde se estrellaron con un tramo y se enfrentaron a balazos con la policía, falleciendo Amaya y otro sujeto no identificado, indica la versión oficial.