•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Familiares de jóvenes detenidos después de los bombazos registrados en varios lugares de Estelí en febrero y en marzo, dijeron que no conocen la situación legal de ellos.

Cuatros jóvenes permanecen en las celdas de La Modelo y uno más en las de El Chipote, en Managua, después que fueron detenidos  por la Policía de Estelí,  según sus parientes. 

Detallaron que a ellos los relacionan a  las explosiones con bombas artesanales registradas en diferentes lugares de la ciudad de Estelí.    

Los detenidos han sido  identificados como  Bismark José Contreras Herrera, Gerald Marcelino Zelaya Hernández, Jessi Geovanny Martínez Casco y Deyling Alonso Hernández González.

Los familiares señalaron que aún permanecen encerrados y por ellos no hay nadie que gestione su excarcelamiento.

Asimismo, el joven Daniel Picado Castillo, después de permanecer detenido desde el 17 de febrero pasado en las celdas preventivas de la Policía de Estelí, fue trasladado la semana pasada a Managua, según denunció Delia Valdivia, una de las madres de los  presos, que a pesar de que sus hijos tienen cambio de régimen carcelario, ella mantiene su apoyo y solidaridad con otras madres de presos.

La noche del 24 de enero de este año, dos potentes explosiones generadas por bombas artesanales impactaron a un costado del edificio de la Alcaldía de Estelí y otra en la casa del delegado departamental del Ministerio de Salud (Minsa), Víctor Octavio Triminio Zavala. Posteriormente, el 6 de febrero, otras dos explosiones sacudieron dos puntos de la ciudad de Estelí. 

Después de lo ocurrido, la Policía Nacional realizó otras detenciones.

Pidieron  a los organismos de derechos humanos de Nicaragua e internacionales a no olvidarse de estos jóvenes que llevan meses en las celdas de El Chipote y de las cárceles de La Modelo, sin que hasta ahora se les haya abierto proceso judicial alguno.      

Similar denuncia fue  hecha pública por las madres de manifestantes presos, algunos ya excarcelados con arresto domiciliar, las que señalaron que los jóvenes Kitzel y Kevin Pérez Valdivia, además de Tobías Gadea, David Ortez y Ronald Ruiz, liberados el 25 de febrero de este año, no han podido firmar por segundo mes consecutivo en los juzgado del Complejo Judicial de la ciudad de Estelí, a donde no se les permite ingresar. 

Consideraron que es doloroso que a los jóvenes excarcelados, no se les deje ingresar a los juzgados, porque después van a decir las autoridades de la policía que no se presentaron a firmar cada mes, según los controles que establecieron cuando los sacaron de la cárcel.