Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, reconocieron que el hacinamiento en el que trabajan los empleados judiciales, y el ambiente en el que los usuarios se desenvuelven, lesiona sus derechos humanos, por lo que ya están negociando la compra de las instalaciones del Centro Cultural Nicaragüense Americano, CCNA, que colindan con los juzgados de la capital.

El presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, Gerardo Rodríguez Olivas, quien está delegado por el Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial para llevar adelante la negociación, sostuvo un primer contacto con el director del CCNA, Diego Delgadillo Cuadra.

El centro cultural está ubicado en el costado sureste del Complejo Judicial Nejapa, y tiene disponibles para su venta, por 400 mil dólares, unos 800 metros cuadrados de área divididos en 32 aulas y oficinas.

El magistrado Rodríguez explicó que si la CSJ logra comprar las instalaciones del CCNA, se ahorrarían mensualmente más de cien mil córdobas, es decir, más de un millón de córdobas al año, que es la cifra que pagan por el arriendo de ocho módulos en Nejapa.

Gasto no, inversión sí

Rodríguez explicó mediante la vocería de los juzgados, que la compra del local es importante para el Poder Judicial, porque si bien es cierto el nuevo Complejo Judicial Central de Managua está en proceso de licitación, la construcción tardará tres años.

“No lo vemos (la compra del CCNA) como un gasto, sino como una inversión, porque el día que tengamos que trasladarnos al nuevo complejo, se puede vender o alquilar para recuperar lo invertido”, agregó.

Rodríguez apuntó que la CSJ quiere comprar el CCNA por su ubicación, porque para conectarla a la planta física del complejo sólo requeriría algunas adecuaciones.

“La ubicación geográfica es excelente, pero hay que revisar, además de los planos, el estado del techo, las instalaciones eléctricas y de agua… Sería excelente si cerramos la transacción”, precisó Clara Cruz, Directora de Asesoría Legal de la CSJ.

Tanto el magistrado Rodríguez como Cruz dijeron que, para la CSJ, la adquisición de un local para descongestionar los juzgados “es una prioridad, porque el hacinamiento en que laboran los trabajadores y el ambiente en que los usuarios se desenvuelven lesiona sus derechos humanos”.