•  |
  •  |
  • END

Trabajadores de Centroamérica caminan en la calle de la amargura en materia de libertad sindical, según lo denunciaron dirigentes que integran la Confederación Centroamericana de Trabajadores, reunidos en Managua para debatir sobre libertad sindical y derechos humanos.

Pepe Pinzoa, guatemalteco y Secretario General de la Confederación Centroamericana de Trabajadores, señaló que en el área existe un retroceso no sólo en materia de Derechos Humanos, sino en la libertad sindical.

Puso como ejemplo Nicaragua donde, aseguró, “existe una violación a los derechos sindicales en términos generales”. Los gobiernos, a criterio de Pinzoa, “jamás pueden preciarse de democráticos si no respetan la libertad sindical”.

La calle de la amargura, según Pinzoa, se refleja en la eliminación de sindicalistas como ocurre en Guatemala. “Existe en mi país una política de persecución, represión y eliminación física de sindicalistas”, señaló. “Eliminar los instrumentos de lucha sindical y asesinar sindicalistas es lo más canalla que puede existir en Centroamérica”, afirmó.

Otro ejemplo de la represión sindical es El Salvador, ese país reconoció los convenios internacionales en materia sindical, pero el gobierno no los ha ratificado, puesto que la Corte Suprema declaró inconstitucional varios artículos de los convenios.

Pandemia del desempleo

Julio Roberto Gómez, directivo de la Confederación sindical de las Américas, expresó que los trabajadores en el mundo sufren los efectos de la pandemia del desempleo. 2008 terminó con 210 millones de desempleados, y por la crisis financiera mundial, este año se pierden 50 millones de nuevos empleos.

Gómez señaló que la situación de los trabajadores en América Latina no mejora a pesar de la existencia de gobiernos alternativos que generaron confianza entre la clase trabajadora.

“¿Gobiernos alternativos para qué, si no mejora la situación de los trabajadores, si la pobreza continúa creciendo y hay violación sindical?”, reclamó el dirigente sindical centroamericano.