•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Venezuela quedó en el filo de la navaja, luego de que el presidente encargado, Juan Guaidó ejecutara la “operación libertad” con un grupo de militares sublevados y el respaldo de agencias de inteligencia para sacar a Nicolás Maduro del poder, quien denuncia un intento de golpe de Estado.

Tras una larga jornada que dejó al menos a un muerto y más de 60 heridos, el futuro de Venezuela no es claro, explican analistas nicaragüenses, quienes ven involucrados en la crisis a grupos armados y a potencias extranjeras.

El exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanas (OEA), Edgar Parrales, indicó que la cohesión que el Ejército tenía alrededor de Maduro está degradándose, con la rebelión ocurrida ayer por un grupo de militares, quienes apoyaron a Guaidó para realizar la denominada “operación libertad”. 

Soldados sublevados intercambiaron disparos con fuerzas leales de Maduro, mientras Juan Guiadó celebra la liberación de Leopoldo López. AFP/END

A su juicio, este punto álgido de la crisis venezolana apenas está empezando.

“Puede ser que otros cuarteles o centro militares también se sumen al apoyo de la constitucionalidad”, dijo Parrales. 

La situación también tiene a una gran cantidad de población alzada en las calles, precisó el experto, quien consideró que la declaración de apoyo de los altos mandos del Ejército a Maduro puede ser algo “del diente para fuera”.

“Hay que ver que esa gente que manifiesta lealtad, en los próximos días se voltee. Podría ser que están guardando apariencia, quizás porque están en condiciones que no puedan manifestarse con libertad”, indicó.

Señaló que, hasta hace poco, Maduro presumía que era difícil que los militares se rebelaran, pero no fue así. “El principal cuartel de Caracas, La Carlota, se le han levantado y es posible que otros lo hagan”, consideró. 

La oferta de EE. UU.

En este difícil escenario, surgió una oferta de Estados Unidos para flexibilizar las sanciones a los funcionarios chavistas que apoyen el plan de Guaidó.

Para Parrales esta invitación podría terminar de convencer a los altos funcionarios de abandonar a Maduro.

“Puede venir como un desgrane continuado de las instituciones”, comentó. 

Y aunque Parrales  cree que la participación de órganos de inteligencia podría dar mayor fuerza al plan de Guaidó, el especialista en derecho internacional, Róger Guevara, afirmó que hasta anoche podría considerarse un fracaso la movida de los opositores, porque no contaron con el apoyo de los altos mandos militares. 

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, se dirige a la multitud este martes en Caracas. AFP/END

“La participación de tropas no define el criterio del Ejército. Fue un movimiento desorganizado y no soluciona nada”, adujo. 

A su criterio, esto puede continuar y va a producir una reacción mayor en Estados Unidos y sus aliados.

“En este momento el futuro de Venezuela no es nada claro”, sentenció. 

Cree que la oferta que hizo Estados Unidos a los funcionarios chavistas de flexibilizar las sanciones no va a tener éxito, ya que los funcionarios y militares tienen más miedo que intereses.

“El miedo impera en Venezuela”, sostuvo. 

El escenario que se vislumbra en Venezuela es de mayores acciones por parte de los países involucrados, como el Grupo de Lima y Cuba, indicó Guevara, quien añadió que en el caso hipotético de que se dé un cambio de Gobierno en Venezuela, sería un golpe moral fuerte para el Gobierno de Nicaragua.

“Es un aliado al que le deben muchos favores en su existencia económica”, mencionó.  

Batalla de órganos de inteligencia

El exdiplomático nicaragüense, José Dávila, afirmó que la información de que agencias de inteligencia apoyaron la denominada “Operación libertad”, es una muestra de que hay presencia de otros países en este conflicto. El experto lo calificó como una batalla de órganos de inteligencia de distintas potencias, que tienen intereses en el país suramericano.  

“En este conflicto tienen presencia la inteligencia de Cuba, Estados Unidos, Rusia y China. Estoy seguro de que todos los cuerpos de inteligencia de estos países funcionan allí”, afirmó. 

Ayer mismo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que Maduro estaba dispuesto a dejar Venezuela, pero Rusia lo habría convencido de quedarse.

“Las inteligencias creen que es posible sacar más ventaja. Es un juego de geopolítica mundial cuando se da un conflicto de esta naturaleza, en el país con las máximas reservas petroleras del mundo”, detalló. 

A su criterio, lo que sucedió este martes con los militares venezolanos demuestra la polarización de esta institución.

“Es evidente la división, típica de las dictaduras populistas, porque son maniqueistas, ellos son los buenos y los otros los malos. Esto provocó que la sublevación fuera parcial”, dijo. 

Consideró que el levantamiento debe ser dirigido por la mayoría de los altos mandos.