•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El diputado Wilfredo Navarro, que del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) saltó al gobernante Frente Sandinista (FSLN), lanzó este jueves una falsedad contra los periódicos de Nicaragua al decir que se rehúsan a pagar impuestos y que por eso la Dirección General de Ingresos (DGI) les impuso un reparo fiscal.

Los periódicos El Nuevo Diario y La Prensa han sido afectados por la Dirección General de Aduanas (DGA) que desde septiembre pasado tiene retenidas las materias primas necesarias para imprimir los diarios, entre ellas tinta y papel, a pesar de que todos los trámites de ley han sido cumplidos.

El gerente general de El Nuevo Diario, Arnulfo Somarriba, negó que esta empresa tenga algún reparo fiscal de la DGI.

La solvencia fiscal emitida por la DGI para El Nuevo Diario.

“Estamos solventes y muestra de ello es que hemos hecho los trámites ante la DGA para retirar nuestra materia prima ilegalmente retenida; además, el recurso a favor nuestro interpuesto en el Tribunal Aduanero (TATA) no hubiera tenido su proceso de haber estado insolventes”, argumentó Somarriba.

“Todos los aranceles de la materia prima ilegalmente retenida están debidamente pagados”, enfatizó el gerente general de El Nuevo Diario.

Ayer el diputado sandinista Wilfredo Navarro, ignorando el bloqueo ilegal de la Aduana a las materias primas, declaró a un boletín oficialista que “no existe ningún impedimento para el funcionamiento” de los periódicos.

El gerente general de El Nuevo Diario, Arnulfo Somarriba, negó que esta empresa tenga algún reparo fiscal de la DGI. Nayira Valenzuela/END

Sin ninguna prueba y con evidente interés de coartar la libertad de prensa, Navarro se atrevió a decir que “si no pagás los impuestos estás insolvente y en esa situación no puede haber desaduanaje para nadie, porque no debe haber privilegios para nadie… Esa es la verdad, un reparo fiscal que no quieren pagar. Que paguen y que desaduanen su papel y sus insumos”.

El año pasado, Wilfredo Navarro promovió en la Asamblea Nacional el cierre de medios de comunicación independientes, mediante leyes tendenciosas, y después votó para que le quitaran la personería jurídica a varias organizaciones no gubernamentales.

Navarro ha sido conocido por sus constantes cambios partidarios y por ponerse a la orden del mejor postor; de pertenecer a organizaciones somocistas en la década de 1970, pasó al Partido Liberal Independiente (PLI) en la década de 1980, al que traicionó para cruzarse al Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y después al Frente Sandinista (FSLN).