•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un total de cuatro periodistas se encuentran procesados y con órdenes de captura en Nicaragua, según los datos que dio a conocer la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) este 3 de mayo, cuando se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Montenegro señaló que los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda, director y jefa de prensa del canal 100% Noticias, son los casos más evidentes de la crisis de la libertad de expresión.

Pero también están encarcelados Marlon Fonseca y Hansel Vasquez, mientras otros de sus colegas fueron amenazados por el sistema de justicia oficialista como el periodista Luis Galeano, el comentarísta político Jaime Arellano, quienes han tenido que irse al exilio, tal como Jackson Orozco.

El abogado defensor citó el artículo 46 la Constitución Política de Nicaragua señalando que determina que el Estado tiene la obligación de cumplir y hacer cumplir leyes y normas establecidas en la misma Constitución, sin embargo, el asedio y la persecución contra los periodistas independientes y contra quien ejerce su libertad a expresarse continúa, en abierta violación a los derechos humanos.

José Luis Sánchez, periodista de Telenorte, dijo que con anterioridad trabajó por un año y medio en 100% Noticias, hasta que el Gobierno la intervino y lo cerró el 21 de diciembre del 2018.

"Miguel Mora y Lucia Pineda fueron apresados, mientras Leticia Gaitán y Jackson Orozco tuvieron que huir del país por la persecución policial.

Sánchez dijo que también fue amenazado pero decidió continuar en el país y actualmente labora en otro medio independiente, aunque la situación para los medios de comunicación es dura.

David Quintana, periodista de El Boletín Ecológico, señaló que por publicar trabajos investigativos que involucran a funcionarios públicos en la depredación de la reserva ecológica de Bosawas, fue perseguido por la policía y llegaron el 25 de marzo a buscarlo a su casa.

"Me han informado que en Ciudad Sandino los miembros del partido de gobierno andan tras mí, pero yo sigo trabajando. Estudié periodismo porque me gusta, pese a las consecuencias que puede traer, por ser objetivo en tu labor", dijo Quintana.

Agregó que ejerce la profesión desde 1994 y ha visto la evolución del actual gobierno en el irrespeto a la libertad de expresión y si no fuera por el apoyo de la población y de la comunidad internacional, ya lo habría hecho desaparecer.

Armando Amaya, periodista de Canal 12, lamentó como muchos periodistas nicaragüenses han tenido que irse al exilio por las amenazas con lo que quieren callar la voz por las violaciones a los derechos humanos en Nicaragua.