•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Representantes de cooperativas de taxis coincidieron en que la caída de la actividad nocturna en la capital ha impactado negativamente en el sector; ante la falta de usuarios algunos conductores han dejado de brindar el servicio nocturno.

Por otra parte, el turno vespertino se ha visto más afectado, de acuerdo con Vidal Almendárez, presidente de la Federación Nicaragüense de Cooperativas de Taxis (Fenicotaxi), es decir, “en Managua se trabajan dos turnos, uno de las 6 de la mañana a las 2 de la tarde y el otro de las 2 a las 10 de la noche, después de las 10 de la noche es libre, pero, cuando ya son las 7 de la noche se baja totalmente la demanda, es ahí la situación donde pasan más crisis porque los del día por lo menos se la rebuscan”.

Después de las 10:00 p.m. el servicio de taxis en Managua se vuelve escaso. Bismarck Picado/END

A pesar de dicha merma se sigue brindando el servicio nocturno, aunque haya disminuido, “antes la actividad nocturna era más amplia, creo que tiene que ver con la disposición de la gente de salir por la noche y la falta de recursos económicos ante el desempleo”, consideró Almendárez.

Por su parte Milagros Rostrán, de la cooperativa Pedro Joaquín Chamorro, manifestó que “desde que inició la crisis en el país, la situación de los taxistas está muy mal, por lo menos, los de esta cooperativa han dejado de trabajar de noche porque no hay pasajeros como antes y al contrario se andan exponiendo al peligro”.

Los socios de la cooperativa Pedro Joaquín Chamorro, ahora están brindado el servicio de carreras nocturnas por llamadas. “Lo que se está haciendo ahora es que los clientes llaman al conductor para que los llegue a traer a cualquier hora de la noche, ya sea de un restaurante, de algún hotel, del aeropuerto y otros lugares, siempre que el cliente llame”, precisó Rostrán.

Por otro lado, José Luis Solórzano, presidente de Servicios Hermanos Solórzano, manifiesta que la situación está pésima, ellos se han dedicado a brindar el servicio solamente  a través de llamadas también.

“Después de las 9 de la noche, esto está muerto, la gente ya no sale como antes, nosotros trabajamos las 24 horas a través de llamadas, lo mismo que cobramos por una carrera en el día, así la cobramos por la noche, pero ni así, no hay reales, la gente no sale a divertirse como hace un año”, señaló Solórzano.

Entre 30 y 40% ha disminuido la demanda de usurarias a nivel nacional, según el presidente de Fenicotaxi, además indicó que dicho sector se ha visto afectado por la coyuntura sociopolítica del país.

Los taxistas también están preocupados por la seguridad en la noche. Bismarck Picado/END

“Hablando del sector selectivo la situación es bastante deprimente. El sector nuestro no se escapa de la situación que está viviendo el país, es decir, es parte de la economía porque los clientes de los taxistas son los universitarios, comerciantes”, dijo Almandárez.

FACTOR COMBUSTIBLE

Otro de los factores que ha afectado este sector es el incremento en los precios del combustible, añadió. “Ya vamos llegando casi a los C$25 por galón, entonces eso significa que andamos cerca de los C$125 diario más que está gastando el taxista en combustible, entonces, todo esto tiene un efecto inmediato, alrededor de casi el 90% de la gente está endeudada, quiere decir que deben sus vehículos”, apuntó Almendárez.

Fenicotaxi cuenta con el servicio de 12,000 taxis en Managua y aproximadamente 25,000 a nivel nacional.

“El sector realmente está bien deprimido, no podemos tener una situación clara de qué va a suceder, pero de alguna manera los compañeros siguen trabajando, la gente insiste en mantenerse en el negocio con la esperanza de que en cualquier momento el país se estabilice”, agregó Almendárez.

Para poder subsistir los afiliados a la cooperativa Fenicotaxi, han recibido créditos de llantas, baterías y repuestos, esto como una series de proyectos económicos ejecutados por la administración.

“El combustible aquí anda en C$3.50 o C$4 más barato que en las demás gasolineras, esa es una forma de tratar de ayudarles, pero nunca vamos a tener la capacidad de abastecer a los 12,000 taxis que tenemos en la capital”, detalló.

Los taxista de los departamentos de Granada y León también se han visto drásticamente golpeados por la crisis, asegura Almendárez, “como son ciudades turísticas, se han visto afectados por la falta de visitantes, también la piratería es un tema esencial que afecta en estos lugares”, concluyó.