•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Policía Nacional de Nicaragua mantiene asediadas todas las entradas a la catedral de Managua la mañana de este domingo, después de que un grupo de jóvenes realizará una protesta exprés la tarde del sábado, agentes policiales ha multiplicado su presencia en los alrededores del templo católico.

El cardenal Leopoldo Brenes, quien presidió una misa esta mañana en la catedral, expresó que desea “que esto (la presencia policial) pueda desaparecer”.

Así mismo pidió que dentro de la catedral se respete a los feligreses que llegan a rezar. El cardenal cree que la presencia de la Policía se da por los piquetes de protestas que se han realizado dentro los terrenos del templo.

Los accesos y salidas a la catedral que se mantiene con vigilancia son: los portones norte, este y sur. En la entrada norte una camioneta doble cabina estaba estacionada a pocos metros, mientras que 6 policías estaban apostada en la entrada. De igual forma, en el acceso este, dos camionetas y un microbús donde trasladan a los manifestantes que detienen también estaban parqueados. Aquí el número de policías es mayor y están distribuidos a ambos lados de la avenida.

Otros dos contingentes se mantienen en la entrada sur, uno de los grupos está una cuadra antes de llegar al portón de acceso y el resto se mantiene frente a las instalaciones de la Dirección General de Ingreso (DGI). En el último, la mayoría de los policías están abordos de motocicletas.

Cardenal Leopoldo Brenes / Archivo Aunque los policías no retienen a nadie, su presencia genera temor entre los que asisten a la catedral.

La tarde del sábado un grupo de más de 20 jóvenes realizaron una protesta relámpago en los predios de la catedral. Los manifestantes exigieron libertad para las personas que han sido detenidas por protestar contra el Gobierno y más libertades democráticas. La mayoría tenía cubierto el rostro y portaban banderas de Nicaragua.

Policía asedia catedral de Managua / archivo / Nayira Valenzuela / END La protesta no pudo salir a la calle por la presencia policial alrededor del templo católico, sin embargo, lo jóvenes se acercaron al portón oeste a gritar consignas.  

Los jóvenes advirtieron que continuarán manifestándose cada sábado en el templo ya que les brinda seguridad debido a que en la calle no pueden protestar por temor a ser reprimidos por la Policía.