•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, dijo en la misa de apertura de la Peregrinación hacia la Montaña de la Paz, que se deben reparar los daños cometidos para alcanzar la paz auténtica en Nicaragua.

“No estamos apoyando cualquier diálogo, hemos sido claros, apoyamos toda iniciativa que se haga con buena voluntad, porque cuando el diálogo no se hace con eso, entonces puede llevar a conveniencias y componendas que beneficien a unos pocos en detrimento de las grandes mayorías”, explicó el religioso.

Según monseñor Álvarez, solamente reparando los daños cometidos y pidiendo perdón se puede alcanzar una auténtica paz “de la que hablamos los obispos en nuestros mensaje”.

La peregrinación en Matagalpa fue multitudinaria. Cortesía/END

En la carta pascual, los obispos nicaragüenses hicieron énfasis en que en este momento de crisis, los nicaragüenses están llamados a establecer acuerdos en materia de justicia que sean duraderos y que se respeten, a lo que el obispo de Matagalpa reforzó explicando que “la justicia se asoma y nos pide reparar el daño hecho”.

El obispo de Matagalpa dijo que el mensaje pascual está basado en la experiencia del amor para el cristiano, que involucra “una mística que atraviesa todo nuestro ser, nuestro pensar, nuestro sentir y obrar”, por lo tanto, ese mensaje, según Álvarez, fue pensado para todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

“Nuestra fe en Jesús no nos permite quedarnos al margen de los acontecimientos del mundo y para nosotros, de la situación política, económica, social, cultural y familiar del país”, dijo en su homilía el religioso, quien subrayó que muchas cosas serán necesarias para el camino histórico de la Iglesia católica, pero no puede faltar la caridad, “sin ella sería todo inútil”.

“Habiendo reconocido las fallas se hace necesario la humildad para pedir perdón a quien hemos ofendido, a quien hemos dañado o quien le hayamos fallado, esto nos conducirá a tener la sencillez de corazón para aceptar el perdón ofrecido e iniciar caminos y rumbos nuevos que nos lleven a una auténtica reconciliación”, dijo el miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, perteneciente a la Diócesis de Matagalpa.

Monseñor Rolando Álvarez. Archivo/END

Luego de la celebración eucarística, centenares de fieles católicos matagalpinos se enrumbaron a la Montaña de la Paz, en el cerro Apante, con motivo de la peregrinación “Por la Justicia y la Paz en Nicaragua”, encabezada por monseñor Rolando Álvarez.

La CEN señaló el pasado miércoles, que los acuerdos que se están llevando en la mesa del diálogo deben fundamentarse en sentidos éticos y morales capaces de revelar la historia de la tragedia y el dolor de las víctimas.

A la actividad se unieron varios jóvenes, quienes llevaban banderas de Nicaragua y fotografías de manifestantes presos, como una forma de protesta contra el Gobierno de Nicaragua y para demandar su libertad.

Varios de los feligreses hicieron el recorrido arrodillados, como una forma de pagar promesas y pedir milagros. 

Al llegar a Santa Cruz, con la imagen la Virgen de Guadalupe, todos los participantes se arrodillaron para clamar por la libertad de Nicaragua y pedir por las víctimas que ha dejado la crisis de Nicaragua.

La Santa Cruz está en el cerro Apante y tiene una altura de 33 metros, con el distintivo que tiene la imagen de la Virgen de Guadalupe.