• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Kenneth Martínez Gaitán, un ciudadano de 29 años originario de Monimbó, Masaya, está preso desde el 2 de enero por haber participado en las protestas contra el Gobierno, pero nunca ha sido presentado en los juzgados, denunció su madre, Ana Gaitán.

“Me lo tienen secuestrado desde hace 4 meses, no me dicen nada, no sé por qué lo tienen detenido, no me dan ninguna razón y ni siquiera lo han presentado a la orden de un juez, todo esto es ilegal”, señaló Gaitán con disgusto.

Martínez era estudiante del último año de Ingeniería Electrónica y trabajaba en proyectos relacionados a su carrera para mantener a su hijo, un menor de edad que hasta la fecha desconoce que su padre está tras las rejas.

El testimonio de la madre es que el 2 de enero de este año un grupo de agentes antidisturbios y encapuchados llegaron en dos patrullas de la Policía al barrio Monimbó, en Masaya, preguntaron por su hijo, quien acababa de llegar del trabajo, entraron y se lo llevaron.

“Vinieron a sacar a mi hijo como lo hacía la guardia somocista, como que fuera un delincuente peligroso, me registraron todo, dejaron todo tirado, me robaron el celular y luego se fueron con mi hijo a bordo de una de las patrullas, sin decirme una sola palabra”, recordó la madre de Martínez.

El universitario permaneció 2 meses en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial de Managua, conocido como El Chipote, donde, según el testimonio de Gaitán, pasó cuatro días sin comer, pese a que se le llevaba puntualmente los alimentos.

“La primera vez que me dejaron ver a mi hijo, 20 días después de ser detenido ilegalmente, me di cuenta que pasó cuatro días en una celda oscura que le agravó sus problemas de visión y sin comer”, indicó la madre de Martínez.

Agregó que por sus problemas económicos cada vez se le dificulta más poder ir hasta el penal de varones, conocido como La Modelo, a dejar provisiones cada 20 días.

Torturas sicológicas

Kenneth Martínez fue sometido, según el testimonio de su madre, a torturas sicológicas en las que se le interrogaba sobre “quiénes le pagaban y dónde estaban las armas”.

Luego de 2 meses de sufrimiento en las celdas de El Chipote, Gaitán asegura que su hijo fue llevado a las celdas de La Modelo, donde también tuvo que pasar el primer día, 24 horas, sin comer.

Kenneth Martínez, un universitario de Monimbó, que está encarcelado por protestar. Cortesía/END

La abogada Carla Sequeira, directora de asesoría legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), afirmó que la detención de Martínez es “completamente arbitraria, es un secuestro de parte de las autoridades del Sistema Penitenciario, los que están violentando el derecho a la libertad, la Constitución Política de Nicaragua y los convenios internacionales”.

Sequeira indicó que hasta la fecha han introducido tres recursos de exhibición personal, pero a todos han hecho caso omiso las autoridades.

La madre del manifestante preso demandó a las autoridades de Nicaragua que liberen a su hijo, pues no hay ningún cargo en su contra y “no hay nada que me le puedan poner, porque él es un hombre de bien”.