• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) rechazó este martes que cometa "delitos, tropelías y actos diabólicos", como lo sostuvo el gobierno, y agregó que asistirá al Incae para tratar de solucionar la crisis, pese a remarcar que el Ejecutivo “pretende trancar” las negociaciones.

“En su más reciente comunicado, el Gobierno indica, al peso de las palabras, que la Alianza Cívica es responsable de innumerables crímenes, tropelías e incluso actos diabólicos y que en el llamado nos hiciéramos responsables de tales acciones. Esto quiere decir que en adición a llamar a suspender sanciones a funcionarios corruptos, nos autoimpliquemos en la comisión de delitos. Proponer semejante acción, producto de la necedad y la estulticia, comprueba que el Gobierno pretende trancar y entorpecer el cumplimiento a lo ya firmado”, expresa en su pronunciamiento la Alianza Cívica.

Desde febrero, la Alianza Cívica participa en un diálogo con el gobierno de Nicaragua, para tratar de superar la crisis. El Nuncio Apostólico y un delegado de la OEA también acompañan ese proceso.

Desde entonces, las partes han firmado dos acuerdos, uno sobre la liberación de los manifestantes y otro sobre respetar y hacer cumplir las garantías constitucionales.

Sin embargo, la Alianza Cívica acusa al gobierno de no cumplir con lo suscrito, mientras que el Ejecutivo condiciona lo acordado a que desde el diálogo se pida a la comunidad internacional que suspenda las sanciones impuestas contra el Estado, que es señalado de cometer violaciones a los derechos humanos, en el contexto de la crisis.

Sobre la falta de avance en el diálogo, José Pallais, del equipo negociador de la Alianza Cívica, dijo que “a pesar de las acusaciones” el grupo opositor se mantendrá en la mesa de conversaciones, exigiendo al gobierno el cumplimiento de los acuerdos firmados.

“Los insultos, las acusaciones, las amenazas, no nos van a desviar del propósito de la Alianza, nosotros tenemos un compromiso con el pueblo de Nicaragua, con la democracia, con la justicia y vamos a seguir trabajando con ese compromiso”, indicó Pallais.

“Sabemos que el gobierno está en una situación de debilidad y por eso comete esos exabruptos, pero esto no nos desviará de nuestro propósito. Ellos andan buscando una excusa para no cumplir, andan buscando un culpable para trasladar la responsabilidad del desastre económico al que están llevando al país, pero nada de esas tácticas les va a funcionar”, recalcó el integrante del grupo opositor.

Pallais dijo que insistirán en tratar que el gobierno “desista de su posición intransigente, reiteramos que estamos esperando una decisión, que el gobierno reconsideren su posición, y acepten las propuestas que hemos hecho para permitir una salida a la crisis del país”.

En su comunicado, la Alianza C{ivica menciona que el gobierno “en adición a llamar a suspender sanciones a funcionarios corruptos, nos autoimpliquemos en la comisión de delitos”.

“El Gobierno insiste con su posición de que se haga un llamado a suspender las sanciones, llamado que además de inútil y vacío, no resolverá el problema de fondo del país, como son la sistemática violación de derechos al pueblo nicaragüense”, añade el pronunciamiento.

La Alianza Cívica sostiene que al insistir el Ejecutivo en que se haga un llamado a suspender las sanciones, demuestra “necedad y la estulticia” y “comprueba que el Gobierno pretende trancar y entorpecer el cumplimiento a lo ya firmado. Llamar a una contraparte de un proceso de negociación que se declare culpable de delitos sólo comprueba la falta de voluntad de sentarse a la mesa a discutir los temas fundamentales”.

A través de su pronunciamiento, la Alianza Cívica confirmó que hoy estará “presente una vez más” en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), “por su compromiso con la justicia, la democracia y la liberación de los presos políticos”.

“Ante los señalamientos, mantenemos la firmeza de exigir respeto al pueblo y mostrar con acciones concretas la voluntad de avanzar en la búsqueda de una solución a la crisis, que por más de un año continúa sufriendo el pueblo nicaragüense”, dice el comunicado.