Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

III y Última Entrega

El detalle de la indemnización de más de un millón 80 mil dólares que pagó el Estado a doña Josefa Reyes, representada por su hijo, el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, revela que en la misma se incluyeron vehículos y maquinaria, que no estaba ni formaba parte de los bienes de la finca “La Garnacha”, al momento de ser tomada por campesinos en los años 80.

La constancia del inverosímil inventario presentado por Rivas ante la Oficina de Cuantificación de Indemnizaciones (OCI) del gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro y avalado por un visto bueno del director del Instituto Nicaragüense de Reforma Agraria (INRA), Álvaro Fiallos, actual titular del Instituto de Desarrollo Rural (IDR), desglosa una lista de automotores y maquinaria que, según don Rigoberto Reyes Herrera, primo del magistrado presidente, nunca les perteneció.

El autolote de Rivas

Los documentos de la indemnización indican que supuestamente en La Garnacha, al momento de ser invadida por los campesinos que al final se afincaron en ella beneficiados por títulos de Reforma Agraria, estaba un camión volquete, dos tractores John Deere con sus correspondientes herramientas, un camión Ford de ocho toneladas de 1977, un trailer grande de cuatro llantas, nuevo, con capacidad de sesenta quintales.

Asimismo, se incluyó un jeep Toyota año 1979, dos camionetas Chevrolet 4 x 4 de tina con capacidad para 40 quintales, un carro Ford Granada, año 1979, tres tractores de Oruga, dos tractores D4 Vía Ancha (Caterpillar) de 1976 y de 1972, un tractor de cultivo Massey Feguson con todos los implementos, es decir, arado, gradas, aporcadora (rejas) con juegos completos de carpintería, talabartería “y otros usos”.

En los documentos también se observa un Welder (soldador), dos tanques grandes de acetileno y sus implementos de trabajo, un aeromotor, “un motor diesel para la luz” (planta eléctrica), una instalación completa de concreto para elaborar queso, 212 pichingas de 40 litros de leche cada uno, una instalación completa de corrales sencillos de madera, un silo para granos, dos garajes para carro, uno con fosa y 2,400 litros de leche diario.

Todo era de Armando Reyes

“Es increíble la manera como hicieron esto (el pago de esos bienes), porque todo lo que eran motores y maquinaria, le quedó a Armando Reyes, y lo incluyeron en su reclamo, por eso te digo que estoy seguro de que mi tía Chepita ni siquiera sabe lo que se incluyó en su reclamo”, dijo Rigoberto Reyes.

“Esa cantidad de leche (2,400 litros diario) era posible que la produjeran, pero todos los animales que había en Ranchería, en las más de seis cabezas que también metió como de ellos; y ya ves que los ponen como que (esa producción de leche era) sólo (de lo que) estaba en La Garnacha”, indica Rigoberto Reyes.

A su tía Chepita, la eterna asistente del cardenal Miguel Obando, le pagaron un total de 6,855 animales --entre vacas, caballos, yeguas, garañones y el burrito de Kentucky, muerto por accidente desde 1959--. Todos esos cuadrúpedos estaban en las 730 manzanas de tierra de “La Garnacha”, al momento de ser tomada por los campesinos, y nadie sabe explicar cómo alcanzaron en ese pedazo de tierra sin morirse de hambre.

“Mis hermanos viven fuera (del país) y me he tenido que quedar solo peleando.

Uno de ellos, que es muy romántico, me dice que por el prestigio de la familia, lo más indicado es que me calme, pero no puedo, si lo que cobraron y que nos correspondía son alrededor de 500 mil dólares”, indicó Reyes Herrera.

“Además, una cosa es el prestigio de la familia, que ya de por sí él se ha encargado de ponerlo ‘muy alto’, ya sabemos por qué (fraude electoral), pero yo sigo peleando. Hay un reclamo abierto, porque lo que me hicieron cuando me indemnizaron fue adorno, pero vamos a seguir luchando”, señaló.

A la vez, no descartó la posibilidad de pedir audiencia con el actual director del IDR, Álvaro Fiallos, para que le explique cómo y por qué, emitió una constancia con el increíble inventario, que al final lo despojó a él, a sus hermanos y a familiares, de lo que por ley les pertenecía. “Sería interesante que responda cómo dio fe de algo que no le constó nunca”, dijo.

EL NUEVO DIARIO esperó desde la semana pasada que el presidente del CSE, Roberto Rivas, atendiera nuestra solicitud de entrevista, la cual hicimos llegar a través del vocero de ese Poder del Estado, Félix Navarrete, pero no hubo respuesta.

Así le pagaron a Rivas

El expediente conocido como “Informe del caso Josefa Reyes de Rivas”, desglosa el pago de los 9.2 millones de córdobas del reclamo de la siguiente manera:
- Por inmueble rústico No 19093 de extensión 730 manzanas 1,127,850 córdobas
- Mejoras y cultivos 625,269 córdobas
- Estructuras valoradas 402,396 córdobas
- Maquinaria y equipos 132,265 córdobas
- Semovientes 6,929,500 córdobas
- Total 9,217,280 córdobas
Rigoberto Reyes asegura que el total de lo pagado fue 11 millones de córdobas, que se hizo en efectivo, y que incluso una parte del dinero se desembolsó en dólares.