•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Los testigos y acompañantes están preocupados porque no se ha avanzado en retomar la agenda de negociación para abordar los temas pendientes”, afirmó José Pallais, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD).

“Hay preocupación en ellos, desde luego, porque ya son demasiados días en que no se ha logrado romper el impase, a pesar de que ha habido intentos, pero ellos siguen manifestando, y recomendando que pueda encontrarse una salida”, indicó Pallais.

“Se les ve que hay preocupación e interés en encontrar una salida”, agregó Pallais, pero “desde luego que es una posibilidad, es un riesgo que ellos pierdan el entusiasmo, por eso nosotros buscamos tender puentes para lograr que se pueda destrabar el estancamiento para evitar que la frustración de los testigos los lleve a considerar que está perdida toda posibilidad de entendimiento”.

El nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag y el delegado de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla, son los testigos y acompañantes del diálogo.

Comunicado agresivo

La jornada del martes inició con la lectura de un comunicado oficial de la Alianza Cívica que niega cometer “delitos, tropelías y actos diabólicos”, como dice el Gobierno y agregó que asistiría al Incae, donde se reúnen los negociadores para tratar de solucionar la crisis, a pesar de que el Ejecutivo “pretende trancar” el diálogo.

“En su más reciente comunicado, el Gobierno indica, al peso de las palabras, que la Alianza Cívica es responsable de innumerables crímenes, tropelías e incluso actos diabólicos y que en el llamado (a suspender las sanciones internacionales) nos hiciéramos responsables de tales acciones. Esto quiere decir que en adición a llamar a suspender sanciones a funcionarios corruptos, nos autoimpliquemos en la comisión de delitos. Proponer semejante acción, producto de la necedad y la estulticia, comprueba que el Gobierno pretende trancar y entorpecer el cumplimiento a lo ya firmado”, expresa la Alianza en su pronunciamiento.

Nueva propuesta

La ACJD presentó este martes al Gobierno una nueva propuesta para destrabar las negociaciones y han quedado, otra vez, a la espera de una respuesta de la delegación gubernamental, indicó Pallais.

No obstante, dijo que no era posible detallar los contenidos del nuevo planteamiento.

Carlos Tünnermann, también del equipo de la Alianza, adelantó que en estos días “se tomó el acuerdo” que permitirá que las personas acusadas en ausencia por estar exiliadas o en la clandestinidad, puedan ser declaradas libres.

La negociación no se destraba porque el Gobierno insiste en pedir un llamado conjunto a suspender sanciones contra el Gobierno, y la Alianza considera que este punto se hará solo con el cumplimiento de los acuerdos al final de las negociaciones.

Gobierno de Nicaragua condiciona negociaciones del diálogo con suspensión de Nica Act

“Hasta el momento, el Gobierno no ha planteado ningún punto medio para lograr una solución. La Alianza tiene voluntad de encontrar una salida a la crisis, qué más voluntad de estar aquí, cuando muchísima gente nos está diciendo que no deberíamos estar aquí, porque el Gobierno no cumple los dos acuerdos firmados”, expresó Carlos Tünnermann. 

 Plazos vencen en junio

Juan Sebastián Chamorro, del equipo de la Alianza Cívica, afirmó que se esperan “cosas muy interesantes” para finales de junio.

“El 20 de junio se cumplen los 180 días (de plazo) para que la Ley Nica Act (del Gobierno de Estados Unidos) sancione a funcionarios corruptos (del Gobierno de Nicaragua), esto será dos días después del vencimiento del plazo para liberar a los presos en Nicaragua”, comentó Chamorro.

Chamorro dijo que los 90 días de plazo para liberar a los presos (a partir del 20 de marzo) se escogieron precisamente por eso, porque sabían que coincidían con la aplicación de la Nica Act, de tal manera que van a pasar cosas muy interesantes en el mes de junio, porque, además, va a haber reuniones de cancilleres en Colombia.

Recordó que la aplicación de la Nica Act contemplaría las primeras sanciones de carácter general para el Gobierno, porque hasta el momento han sido de carácter personal a funcionarios públicos que han cometido actos de corrupción y violación a los derechos humanos.

Al respecto, Pallais dijo que ojalá el Gobierno replantee su posición, porque el único camino para evitar sanciones es cumplir los acuerdos y negociar los temas pendientes.

“Es la única posibilidad de que los riesgos que vienen del extranjero, como la posible aplicación de la Nica Act, quede superada”, dijo Pallais tras aclarar que las sanciones solo se evitarían con una negociación exitosa.

UNAB demanda abandonar negociones con el Gobierno

Los miembros del Comité Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) demandaron que la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia suspenda las negociaciones con el Gobierno hasta que el Ejecutivo cumpla con los dos primeros acuerdos que se firmaron el 29 de marzo de este año.

La exigencia de la UNAB es que la Alianza no siga en el diálogo hasta que el Gobierno cumpla con los acuerdos de liberar a todos los manifestantes presos y el restablecimiento de las garantías, libertades y derechos de los nicaragüenses, según un comunicado leído en conferencia de prensa por los miembros del Consejo de esta organización, representado por Yerri Estrada, Guillermo Íncer, Jonny Silva, Violeta Granera e Ivania Álvarez.

La UNAB demanda la pronta liberación de los presos.  Nayira Valenzuela/END

Guillermo Íncer, representante del Consejo Político de la UNAB, indicó que como organización están trabajando en preparar condiciones para que las negociaciones se den en otro escenario, para que haya una presión nacional e internacional que obligue al Gobierno a tomar en serio las negociaciones.

La Unidad indicó que urge la presencia de garantes internacionales para que las negociaciones “avancen”, pues consideran que el Gobierno de Nicaragua “no está respetando la autoridad de la Nunciatura ni de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La valoración de la UNAB es que si la mesa de negociación continúa, pese al incumplimiento del Gobierno a los acuerdos firmados, se estaría exponiendo “al pueblo nicaragüense a más abusos y violaciones a sus derechos humanos”.

Aunque no se ha logrado avanzar en los temas de agenda, Carlos Tünnermann, integrante del grupo opositor, explicó que es una estrategia que la Alianza siga en la mesa de conversaciones para lograr el cumplimiento de los dos acuerdos firmados por el Gobierno. 

Primera sesión del Diálogo en el Incae. Archivo/END

“Vamos a seguir insistiendo, sería un error abandonar la mesa de negociación. Aquellos que dicen que deberíamos de abandonar la mesa, olvidan que hay acuerdos importantes que fueron aprobados en la mesa, el acuerdo de los derechos y garantías ciudadanas, el acuerdo de la liberación de los presos con la facilitación del Comité Internacional de la Cruz Roja Internacional”, enfatizó.

“Para que esos acuerdos puedan ser implementados tenemos que estar presentes en la mesa de negociación, abandonar la mesa de negociación sería un error”, recalcó.

Dijo que si la Alianza renuncia a la mesa de diálogo, sería dificultar aún más la salida de los presos.

Tünnermann recalcó que el Comité de Madres de Presos les ha pedido que se retiren de la mesa de negociación, pero que ellos le responden que no están de acuerdo, “es un ejercicio democrático, hay que acostumbrarse a la democracia”.

Las sanciones 

Señalaron que las sanciones que a nivel internacional le han impuesto al Gobierno de Nicaragua, “han sido provocadas por su abuso de poder y violaciones a los derechos humanos”, recordando que la aplicación de la conocida Ley Nica Act empezó desde 2016; es decir, dos años antes de que iniciaran las protestas antigubernamentales de abril de 2018.

Haydeé Castillo, quien participó de la conferencia de prensa a través de una videollamada, afirmó que la Unidad ha trabajado en una “estrategia de incidencia en la comunidad internacional”, en conjunto con la diáspora nicaragüense.

La Unidad solicitó a todas las organizaciones, la diáspora nicaragüense y ciudadanía en general, que se mantengan unidos y eleven sus niveles de organización, movilización y resistencia pacífica. 

Reiteró que su demanda se mantiene en la liberación total y definitiva de todos los manifestantes presos, el retorno con garantías de los exiliados, la devolución de la personería jurídica de las organizaciones de la sociedad civil, el respeto de los derechos fundamentales, el cese inmediato de la represión, el desarme de los cuerpos parapoliciales y el adelanto de elecciones.