•  |
  •  |
  • END

El solicitar a la Asamblea Nacional que apruebe una ley que faculte al Ministerio de Energía y Minas negociar directamente y por cuatro años la concesión de licencias de exploración y explotación de recursos naturales para generar electricidad, es una aberración que eleva la discrecionalidad de los funcionarios públicos, dijo Róger Arteaga, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham.

La solicitud gubernamental, firmada por el presidente Daniel Ortega, fue recibida por la Secretaría del Parlamento del 27 de mayo pasado, y en la misma se plantea la suspensión por cuatro años de toda clase de procesos de licitación pública para otorgar concesiones de exploración y explotación de recursos naturales y generación de energía eléctrica, a partir de la publicación de le ley.

Discrecionalidad amplísima

Al respecto, el presidente de Amcham advirtió que toda negociación directa es poner en marcha acciones discrecionales, lo que se ve agravado con el hecho de que si el Ministerio de Energía y Minas no logra suscribir contratos con las empresas elegidas para una concesión, entonces podrá iniciar negociaciones con otros inversionistas, lo que podría poner en marcha privilegios, atentando contra la libre empresa y la competitividad.

Arteaga apuntó que el concepto licitación es tan antiguo, porque permite la competencia entre los oferentes, y que eso es lo que permite que se logren precios favorables, pero si eso se suspende, se estará escogiendo entre algunos, discriminando a otros, y ahí lo discrecional, que es el problema.

Añadió que no es sano suspender las licitaciones públicas, porque se presta a manipulaciones, y, al final, puede salir más caro al país, porque los organismos financieros internacionales exigen licitación publica para financiar proyectos.

Enfatizando en las consecuencias, Arteaga manifestó que si son proyectos financiados por organismos financieros internacionales, esa ley va a chocar contra los procedimientos que tienen para otorgar préstamos para obras grandes, como son los de generación eléctrica con base en recursos naturales, y los geotérmicos.

No sería del agrado de organismos financieros

Destacó que todos los organismos financieros, para asegurarse el mejor precio, exigen licitación nacional o internacional por la naturaleza de un proyecto, por lo tanto, lo sano siempre es realizar una licitación abierta y transparente.

“Cualquier otra cosa se presta a manejos, o sea, que nosotros como Amcham no apoyaríamos ninguna iniciativa de ese tipo, porque afecta el principio de libre empresa y competitividad en igualdad de condiciones”, externó el dirigente empresarial.

Por otra parte, expresó que si se están incluyendo licitaciones en curso, eso sería cambiar las reglas del juego a medio camino, lo cual es a todas luces incorrecto y estaría limitando la participación en los proyectos, y, en ese sentido, dijo que “no creo que esa ley tenga simpatía entre la comunidad internacional”, sobre todo de los organismos multilaterales, como los bancos Centroamericano de Integración Económica, Interamericano de Desarrollo y Mundial.