•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

A Yosara Gutiérrez y Álvaro Novoa, una pareja de ciegos originarios de Managua,  la vida les cambió hace cuatro meses cuando la Policía Nacional capturó a su único hijo, luego de que lo señalaron de participar en las protestas antigubernamentales. 

De acuerdo con el relato de los afectados, hace más de cuatro meses a su único hijo la Policía Nacional lo detuvo porque “hubo una gente envidiosa”, que lo denunciaron por supuestamente estar involucrado en las protestas.

Antes de ser tenido el hijo de Yosara Gutiérrez y Álvaro Novoa se encargaba de mantenerlos y vivían con él, ahora el matrimonio sobrevive pidiendo en los buses de transporte colectivo en las ciudades del norte de Nicaragua y aseguran que muchas veces han dormido en la calles porque no tienen donde vivir. 

A Yosara Gutiérrez y Álvaro Novoa, les gustaría tener una vivienda propia, sin embargo no cuentan con los recursos económicos. 

La pareja no vidente asegura que solicitaron una vivienda a las autoridades de Condega, pero hasta el momento no han recibido respuesta, de igual manera solicitan la colaboración de personas que les puedan donar un lugar donde vivir o algún recurso para su subsistencia. 

“Pedimos que se compadezcan de nosotros, actualmente dormidos en donde nos agarra la noche, no tenemos donde vivir”, expresaron Yosara Gutiérrez y Álvaro Novoa.

Según la pareja, hay familias que les ofrecen comida y a veces les dan lugar para dormir, pero no siempre corren con la suerte.

Yosara Gutiérrez y Álvaro Novoa, quienes además de su hijo no poseen más parientes que puedan ayudarles, anhelan tener su propia vivienda y a diario enfrentan la incertidumbre de no saber si lograrán sobrevivir con la caridad y hospitalidad de las personas que se apiadan de ellos cuando los encuentran deambulando por las calles. 

Hay ocasiones en las que aunque pasen todo el día pidiendo por las calles, solo logran recaudar 35 córdobas entre los dos, dinero que utilizan para comprar alimentos. “Para poder alimentarnos compramos tortillas y sal, porque es lo más barato”, expresaron. 

Pareja de Estelí a la que le detuvieron a su hijo en las protestas / Máximo Rugama Esta no es la única pareja de personas no videntes a la que le han detenido a su hijo en el contexto de la crisis de Nicaragua.

El octubre del año pasado una familia ciega del barrio Carlos Marx denunció la detención de su hijo adolescente, quien fue sacado por la fuerza por encapuchados armados, quienes rompieron a patadas una puerta trasera de su humilde vivienda para llevarse a su hijo.

Según organismos de derechos humanos más de 600 personas permanecen encarceladas en Nicaragua por haber participado en las protestas antigubernamentales y al menos 200 tienen algún tipo de medida cautelar.