•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Familiares de los manifestantes que se encuentran detenidos por protestar contra el Gobierno de Nicaragua denunciaron este jueves las condiciones inhumanas en la que guardan prisión sus parientes.

La denuncia fue hecha por los familiares durante una rueda de prensa conjunta desde la sede de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) en Managua.

Salvadora Martínez, esposa del coronel retirado Carlos Brenes, dijo que en el Sistema Penitenciario Nacional, conocido como "La Modelo", donde guarda prisión su compañero, "exista una situación de emergencia" debido a las altas temperaturas que han alcanzado hasta los 41 grados Celsius.

Advirtió que su esposo, quien fue fundador del Ejército Popular Sandinista (EPS), padece 15 enfermedades crónicas, y desde que está en prisión condenado por el delito de terrorismo en perjuicio del Estado, entre otros, se le ha detectado otras cinco enfermedades.

Aseguró que ni a su esposo ni al resto de los denominados "presos políticos" por la oposición les permiten salir al aire libre a tomar sol y que en las celdas apenas hay ventilación.

"Las celdas no cumplen con los estándares que exigen organismos de derechos humanos", denunció Martínez, quien además de solicitar la instalación de abanico de techo, demandó atención médica y que se entregue los medicamentos a sus familiares en tiempo y forma.

Los familiares de los manifestantes presos demandaron que las autoridades garanticen atención médica especializada a sus parientes. Archivo/END

"Es demasiado tanta maldad, tanta crueldad que está pasando allí. Ya no más", clamó Martínez.

Alicia Ramírez, familiar del retirado de guerra Juan Carlos Baquedano, dijo que su pariente está enfermo, con diabetes y que últimamente se le baja la presión debido a las altas temperaturas.

Yader Fargas, hijo del exalcalde de Mulukukú, Apolonio Fargas, mencionó que su padre se acuesta en el suelo para poder dormir y que en prisión ha desarrollado diabetes, hipertensión y problemas cardiacos y renales.

"¿A dónde está la humanidad?", preguntó el señor Roberto José Esteban, padre de Luis Miguel de 28 años, Jean Carlos de 25 y Harvin Roberto, de 19, todos
de apellido Esteban, y que guardan prisión desde julio del año pasado.

Los familiares de los manifestantes presos demandaron, entre otros, que las autoridades garanticen atención médica especializada a sus parientes, entrega de medicinas, permitir tomar aire y el sol, y entregar alimentos a tiempo.

El abogado de la CPDH, Julio Montenegro, quien defiende a varios de los manifestantes presos, afirmó que los prisioneros están sufriendo trastornos psicológicos por el estrés carcelario, problemas psiquiátricos, trastornos del sueño, depresión severa, ansiedad, entre otros.

Datos de la Alianza Cívica indican que al menos 809 manifestantes presos guardan prisión en Nicaragua, casi el doble de los 468 que admite el Gobierno, de los cuales 236 han sido excarcelados bajo régimen de convivencia familiar, según el
Ejecutivo.