•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los diputados sandinistas eligieron este jueves a Luis Ángel Montenegro Espinoza como el nuevo superintendente de la Siboif.

Antes de ser elegido, la junta directiva de la Asamblea leyó la renuncia de Montenegro al cargo de contralor de la República, la cual habría presentado el 7 de mayo pasado, el mismo día que el presidente Daniel Ortega envió con carácter de urgencia al Parlamento la solicitud de nombrar a Montenegro como superintendente.

La elección de Montenegro, quien ocupará el cargo por 5 años, tuvo 73 votos a favor, 14 en contra y 2 abstenciones.

“Un cargo de esta naturaleza  debe tener un objetivo bien claro y el primero es que la Ley General de Bancos y otras instituciones se cumpla y que la Superintendencia como tal haga su papel de fiscalizador”, dijo Montenegro a periodistas tras ser elegido.

Los periodistas también consultaron a Montenegro sobre la disolución del Bancorp, a lo que el nuevo superintendente respondió que no afectará al sistema financiero de Nicaragua.

“Cuando se mencionan situaciones como la de Bancorp, eso no debe de preocuparle a la población por una sencilla razón, ese es un banco en disolución voluntaria, ninguna implicancia con los bienes del Estado, de tal manera que si alguien pierde, son los accionistas”, expresó Montenegro.

Montenegro tiene una licenciatura en Administración de Empresas en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), posee una especialización en alta gerencia por el Incae y estudios en reestructuración de bancos y técnicas para rehabilitarlos eficazmente, por la The American University, en Washington D.C.

Hernán Estrada. Archivo/END

La experiencia laboral de Montenegro comenzó en 1965, en el Banco Nacional de Nicaragua, donde ejerció como jefe del Departamento de Servicios Bancarios, jefe de Crédito Agropecuario y jefe de Crédito Rural.

También laboró en el Banco de Centroamérica (1977 - 1981), Banco Nicaragüense (1981 - 1982), Banco Inmobiliario (1982 - 1986) y Banco Nacional de Desarrollo (1986 - 1994), además de varios puestos en el Ministerio de Finanzas y como consultor para empresas privadas.

Gobierno repone al procurador en menos de 24 horas

Un día después de conocerse oficialmente la renuncia de Hernán Estrada Santamaría como procurador general de la República, el Gobierno oficializó el nombramiento de su reemplazo, Wendy Carolina Morales Urbina, quien hasta el miércoles se desempeñaba como subprocuradora, cargo que asumió en 2017.

El ascenso de Morales Urbina fue confirmado con el decreto presidencial número 63-2019, divulgado en un comunicado de prensa suscrito por Paul Oquist Kelley, secretario privado de políticas nacionales del presidente Daniel Ortega.

Wendy Carolina Morales Urbina. Tomada PGR/END

“Déjese sin efecto su nombramiento en el cargo de subprocuradora general de la República, contenido en el acuerdo presidencial No. 01-2017 de fecha 11 de enero de 2017, publicado en La Gaceta, Diario Oficial No. 10 del 16 de enero del mismo año”, indica al hacer oficial el ascenso.

Otro acápite del comunicado establece que el nombramiento surte sus efectos a partir de su publicación y que se informe a la Asamblea Nacional para que ratifique el nombramiento de la funcionaria.

Sobre el currículum profesional de la abogada Morales Urbina, hay poca información disponible, ni siquiera en el sitio web de la Procuraduría existe.

Luis Ángel Montenegro. Óscar Sánchez/END

Tampoco hay información en el sitio web de la Asamblea Nacional, donde fue ratificado su nombramiento como subprocuradora, debido a que el enlace que muestra datos sobre su trayectoria profesional está deshabilitado. La única referencia que ese poder del Estado hace sobre la nueva procuradora es que había estado desempeñándose como subprocuradora.

La renuncia de Estrada

La dimisión de Estrada Santamaría fue confirmada por el Gobierno el miércoles por la noche. En su carta, el procurador argumentó la imposibilidad de continuar en el cargo debido a problemas de salud, como resultado de un accidente automovilístico ocurrido hace algún tiempo.