•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El senador por el estado de la Florida, Estados Unidos, Marcos Rubio culpó al gobierno de Daniel Ortega de usar las negociaciones del diálogo como un mecanismo para “ganar tiempo” y “agotar a la oposición”. 

“Ganar tiempo” en las negociaciones suele ser una práctica de los “totalitarios”, dijo Rubio. 

“En Nicaragua, donde hemos visto un desafío directo a quienes no están de acuerdo con el partido gobernante y utilizan una de las cosas que los totalitarios de todo el mundo han perfeccionado, es el uso de negociaciones para ganar tiempo y agotar a la oposición. Pero obviamente los titulares hablan de la catástrofes, para no usar otro término, de lo que ahora vemos en  Venezuela”, sostuvo el senador republicano.

Miembros de la Alianza Cívica. Archivo/END

Coincide

Mario Arana, presidente de la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense (AmCham) y miembro del equipo negociador de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, dijo que la percepción de Rubio “es justificada”.

“Puede ser que el Gobierno pretenda ganar tiempo y esa percepción (del senador Rubio) es justificada por la falta de cumplimiento y los estancamientos que se han tenido en la negociación”, comentó.

Pero los incumplimientos del gobierno de Ortega al acuerdo de liberación de manifestantes presos y de restitución de derechos y garantía ciudadanas, “pone en una mala posición a la administración de Ortega, que se enfrenta a potenciales sanciones”, señaló Arana.

“Esto hay que entenderlo como parte de las presiones para que se avance en la democratización del país, se respeten los derechos humanos y se restablezcan las libertades en Nicaragua”, enfatizó Arana.

La Nica Act

José Pallais, también de la Alianza Cívica, consideró que es factible pensar en que el Gobierno quiere ganar tiempo en la mesa de negociación, y se preguntó: “¿Cuál tiempo? Al Gobierno el tiempo se le está agotando, las sanciones, Marco Rubio, en su calidad de senador, las ha apoyado”.

“Se sabe que la Nica Act tiene fechas bien claras, que están por aplicarse, conocemos que hay un waiver que se aplicaría única y exclusivamente si se cumple con restituir los derechos y garantías de los nicaragüenses y las libertades”, explicó.

Pero, distinto a lo que cree Marco Rubio, Pallais afirmó que “la oposición en Nicaragua no se está debilitando, en absoluto”.

“No veo avanzando al Gobierno, ni a más gente dando apoyo a Ortega, más bien, la gente está identificando al Gobierno como el responsable de la crisis económica y social”, enfatizó Pallais.

Marco Rubio con líderes universitarios. Archivo/END

Sobre el totalitarismo

Rubio se refirió a lo que sucede en América Latina, en especial en Venezuela, Cuba y Nicaragua al recibir el pasado 7 de mayo el Premio del Presidente del Consejo las Américas por su liderazgo en el Hemisferio Occidental, durante la 49ª Conferencia de Washington sobre las Américas en el Departamento de Estado de EE. UU.

Durante su discurso, Rubio se centró en los principales problemas de las políticas que afectan al hemisferio occidental y la importancia del orden democrático en la región, particularmente la situación en Venezuela.

Rubio agregó que luchar contra el “totalitarismo” en el hemisferio, es un “desafío continuo planteado a la democracia”, que viene en diferentes formas.

Aquellos que no están de acuerdo con los “totalitarios”, sostuvo, están en el “exilio o en la cárcel” o en “silencio” por temor a cualquiera de estas dos formas de violación a sus derechos humanos por el simple hecho de pensar diferente.