•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El prestigioso The Washington Post sostuvo en un artículo de opinión que en Nicaragua “continúa la represión”, mientras el mundo centra la mirada en la crisis de Venezuela.

“Mientras le mundo se distrae con Venezuela, la represión continúa en Nicaragua”, es el titular del artículo que se publica en The Washington Post, en cual se hace un recuento de los ataques a los periodistas y medios de comunicación.

La conclusión del medio de comunicación es que el gobierno de Nicaragua aprovecha para continuar su estrategia de represión mientras los focos están sobre una Venezuela que sigue al borde del colapso.

“Estados Unidos impuso sanciones al régimen (de Nicaragua) el año pasado, pero recientemente Washington y otras democracias en el hemisferio se han distraído por la cada vez más dramática y mortal espiral política y económica en Venezuela. La limitada atención que tiene el mundo es el as bajo la manga del señor (Daniel) Ortega”, dice The Washington Post.

Nicaragua sufre una crisis desde abril de 2018, que deja más de 325 muertos, más de 2 mil heridos, más de 600 manifestantes presos y miles de exiliados.

La economía presenta números negativos en prácticamente todas las áreas, excepto las remesas.

The Washington analiza la situación y señala al gobierno de ser el responsable, al usar a una policía y grupos parapoliciales que tendrían respaldo internacional.

“Las fuerzas policiales y paramilitares (de Nicaragua), respaldadas por Venezuela, Cuba, y Rusia han utilizado la fuerza selectiva y letal para reprimir las protestas y eliminar a los oponentes”, afirma el periódico de Estados Unidos.

El medio de comunicación, al igual que lo hizo el senador republicano Marco Rubio, sostiene que el gobierno de Nicaragua usa el diálogo nacional “para ganar tiempo”, mientras continúa la represión.

“Desafortunadamente, la represión puede funcionar, al menos en el sentido de producir una calma superficial. Eso es lo que ha logrado el señor Ortega, aunque a costa de desestabilizar la otrora pujante economía de Nicaragua. También ha ganado tiempo al organizar un ‘diálogo’ vacío con la Alianza Cívica”, resalta The Washington Post.

En su artículo también destaca el encarcelamiento de los periodistas Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora, así como el exilio de Carlos Fernando Chamorro y otros 70 comunicadores.

“Reporteros Sin Fronteras coloca a Nicaragua en el puesto 114 en su índice de Libertad de Prensa, cayendo respecto al puesto 90 que obtuvo en 2018. El gobierno ha bloqueado las importaciones a los medios impresos, que se quedan sin insumos”, critica The Washington Post.