Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Aunque el juez suplente Segundo Penal de Audiencias capitalino, José Luis Araica, decretó medidas alternas a la prisión para Eduardo Arturo Morales Reyes, éste seguirá detenido, porque en el Juzgado Primero de Distrito del Crimen de Managua, tiene pendiente otro juicio contra él por peculado.

Según la denuncia que la Procuraduría hizo en 2003, la que ahora se tramita en el Juzgado Primero de Distrito del Crimen de Managua, Morales presuntamente abrió una cuenta falsificando el nombre del director ejecutivo del programa Polos de Desarrollo, Poldes, lo que habría ocasionado pérdidas cuantiosas al Estado.

En su declaración indagatoria, Morales negó los hechos y desconoció haber suscrito la escritura pública donde supuestamente comparecía el director ejecutivo de Poldes autorizando la apertura de la cuenta.

Por este caso, a Morales se le decretó la prisión preventiva y está a la espera de sentencia interlocutoria, porque el término de diez días que tiene el juez Primero de Distrito del Crimen de Managua, se vencen hasta el próximo lunes, confirmó el abogado del señalado, Flavio Alexis Rostrán, quien afirmó que todo es un montaje y que a su defendido lo quieren procesar dos veces por un mismo delito.

Rostrán afirma que los hechos acusados en el Juzgado Primero de Distrito del Crimen son los mismos acusados en el Segundo Penal de Audiencias de Managua, pero el procurador auxiliar penal, José Miguel Páramo, rebatió tal argumento, y dijo que “son totalmente diferentes, porque en uno es por abrir una cuenta falsificando el nombre del director y sacar un cheque, y en el otro es por autorizar el pago de 13 cheques injustificados”.

Morales fue acusado por la Procuraduría en el Juzgado Segundo Penal de Audiencias por la supuesta autoría de peculado en perjuicio del Estado y el Instituto de Desarrollo Rural, IDR, hasta por la suma 359 mil 112 córdobas con 31 centavos.

Las acciones delictivas

Presuntamente, en 2000, Morales aprovechó su cargo como director administrativo financiero del programa Polos de Desarrollo, adscrito al IDR, para hacer pagos no justificados de combustible y autorizar erogaciones de fondos sustentadas en requisas de materiales que estaban alteradas en letra y número.

La semana pasada, la juez María Concepción Ugarte admitió esta acusación contra Morales, pero le ordenó a la Procuraduría que mejorara las pruebas, de tal forma que ayer el procurador José Miguel Páramo volvió a presentar el escrito de información y pruebas ante el juez suplente José Luis Araica, quien lo admitió y elevó la causa a juicio oral y público, el que quedó programado para el dos de julio.

Hay que aclarar que Morales está siendo procesado al amparo de dos códigos, el de Instrucción Criminal, porque los hechos por los que fue denunciado en 2003 en el Juzgado Primero de Distrito del Crimen, ocurrieron en 2000, y con el Código Procesal Penal, porque por los otros hechos fue acusado en 2005.