•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los representantes de la Alianza Cívica rechazaron este viernes una petición del gobierno para cambiar de “interlocutores” en el diálogo.

"El gobierno quiere que nos retiremos con el posible interés de no firmar y no cumplir (acuerdos), quiere que nos retiremos, pero no lo van a lograr, nosotros somos persistentes y tenemos un compromiso", afirmó José Pallais, del equipo de la Alianza Cívica, al ser  consultado respecto al comunicado del gobierno en el que pide nuevos interlocutores en el diálogo.

Pallais destacó que "la comunidad internacional ya no les cree nada al gobierno por estar mintiendo, igual ocurre a nivel nacional".

Por su parte, Juan Sebastián Chamorro, del grupo negociador de la Alianza Cívica, dijo que no dejarán de ser los interlocutores en las negociaciones enfocadas en la libertad de los manifestantes, la democratización y elecciones anticipadas libres y transparentes.

"La Alianza Cívica ha sido reconocida nacional e internacionalmente como la representante del pueblo en la negociación y ha logrado acuerdos parciales, incluyendo la excarcelación de presos políticos y la devolución de derechos ciudadanos, que no ha cumplido el Gobierno", afirmó Chamorro.

Añadió que con su estrategia, el gobierno ha quedado desacreditado local e internacionalmente.

DOBLE DISCURSO DEL GOBIERNO

José Pallais enfatizó que los miembros  de la Alianza Cívica tienen "persistencia y aquí nos tiene, a  pesar de los insultos. Hoy se soltaron de nuevo con los insultos".

Comentó que "las propuestas en la mesa del diálogo se han trabajado, pero siempre ponen obstáculos y nos ponen riesgos. Hoy el nuevo comunicado del gobierno está cargado de insultos y amenazas, descalificaciones".

Los negociadores de la Alianza Cívica en el diálogo nacional. Archivo/END

"Cada vez que nos acercamos a la posibilidad de un acuerdo, sale un comunicado cada vez más duro, más vulgar, cada vez más grosero, por lo cual se muestra que no hay voluntad de llegar a acuerdo", recalcó.

Para Pallais es posible que "pudiera haber una división a lo interno del gobierno, tal vez la mesa (de negociación) aquí responde a una línea y los comunicados responden a otra línea, pero esas cosas están en lo interno del gobierno y se manejan con gran secretividad".

Reconoció que "hay una contradicción, un lenguaje de los comunicados que trata de descalificar, que salgan que sustituyan a los miembros de la Alianza como interlocutores,  y una actitud a veces constructiva en la mesa, entonces hay esa discordia entre la realidad y el lenguaje,  y no sabemos qué pasa".

"Ojalá que no prevalezca esa actitud de impedir lo que Nicaragua necesita", expresó Pallais.

Este viernes el gobierno insistió en la necesidad de que se firme una petición para llamar a suspender las sanciones contra los funcionarios, algo que ha rechazado la Alianza Cívica, que más bien exige cumplir los acuerdos firmados, como liberar a los manifestantes.

"Necesitamos interlocutores adultos, creíbles, sensatos, cuerdos y valientes. Porque la paz no es bobería, ni charlatanería, la paz exige valentía y decisión", indicó la Cancillería nicaragüense en un comunicado.