•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los familiares de Heldrick Amaya, el prestamista que falleció en un confuso tiroteo con oficiales  de la Policía en el Mercado Oriental, en Managua, están consternados y molestos con las autoridades pues consideran que estos en su afán por justificar la muerte de su pariente, continúan “ensuciando” su  imagen.

Este sábado Cecilia Chávez, pareja del occiso, denunció que la Policía aún no les entrega los 100 mil córdobas que Amaya cargaba el día que ocurrió el trágico hecho. Manifestó que se ha presentado a la estación policial que investigó el caso a pedir explicaciones y reclamar los bienes de su pareja y ahí no obtiene respuesta.

“Yo quiero que me regresen las libretas en las que él llevaba sus cuentas. La gente (clientes) me pide cuentas, pero cómo voy hacerlo si no tengo las agendas. Quiero me regresen su cédula, las agendas y si es posible hasta el teléfono”, manifestó Chávez.

La denunciante precisó  que un investigador le sugirió esperar a que termine el juicio que las autoridades emprenden contra dos de los sobrevivientes del tiroteo, pero Chávez considera que esa sugerencia es una burla, porque la audiencia preliminar se efectuó este viernes y nadie le informó.

Imagen de archivo, en el que se ve agentes policiales investigando  recién ocurrio el hecho en el que  falleció Heldrick Amaya, en el mercado Oriental. ARCHIVO/END.
“Quiero justicia, su muerte no puede quedar así. Buscó  información y solo saben decirme que en el juicio me voy a enterar, pero como me voy a dar cuenta si no me avisan. Una vez me dijeron que todas sus pertenencias estaban ocupadas porque eran pruebas  y que el juez decidiría si me las regresan o no. Yo pregunto ¿pruebas de qué tipo?  Aquí todo el mundo sabe que era prestamista”, indicó.

LOS HECHOS SEGÚN LA POLICÍA

Chávez dijo estar consternada y molesta con las autoridades y considera que la institución  insiste en señalar a su pareja de delincuente para justificar su muerte. Este viernes el juez Henry Morales, del Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua  admitió la acusación que la Fiscalía presentó contra Marlon Molina Bermúdez y Pedro Rodríguez Mendoza, los dos sobrevivientes de la balacera.

En la acusación, la Fiscalía señala que estos junto Amaya y el también difunto Ricardo Quiñónez Peña, abordo de un vehículo ejecutaban asaltos en un sector de Bello Horizonte. La relación de hechos detalla que una patrulla policial los ubicó y dos agentes procedieron a efectuarle la señal de alto.

Huellas de sangre que dejo el cuerpo del fallecido prestamista, Heldrick Amaya. ARCHIVO/END.

Pero los ocupantes del vehículo aceleraron con la intención de atropellarlos. Se suscitó una persecución y se registraron intercambios de disparos en al menos tres ocasiones. Producto de esto, falleció el prestamista Amaya y Quiñónez Peña.

La acusación detalla que Quiñonez portaba un arma con emblema de la Policía Nacional. Al conocer Chávez sobre la existencia del arma, así como de las identidades de los acusados, aseguró no conocerlos ni haber escuchado nunca sus nombres.

“Me molesto porque no es un perro al que mataron, dejó hijos y su  mamá. Lo tratan como si hubiera sido un gánster, yo creo que siguen llamándolo delincuente para justificar. En el mercado andan imágenes de cómo lo andaba la Policía (patrulla policial) el día que murió”, dijo la denunciante.