•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 300 miembros que pertenecen a la Academia Nicaragüense del Pan concretaron este domingo aumentar el precio del pan artesanal, debido al incremento de los costos de la materia prima, que son necesarios para su elaboración.

Los panificadores dicen comprender que las condiciones sociales y económicas de los nicaragüenses no son óptimas para elevar el precio de ese producto, pero no tiene más opción.

Ermis Morales, presidente de la Academia Nicaragüense del Pan, señaló que más de 300 participantes en la reunión de este domingo evaluaron los costos y gastos que implica la producción y tomaron decisiones con esa evaluación.

El reajuste pretende reacomodar la pérdida e incrementar el precio al consumidor, con esto la barrita o bollo que se vendía a C$1 costará C$1.50, expresó Morales a El Nuevo Diario.

Además, Morales fue enfático en decir que todos estos panaderos que participaron están sumamente preocupados, “desde el punto de vista gremial y empresarial, si tus costos suben, tu precio debe subir”, explicó.

Los panaderos, según relata Morales, están teniendo pérdidas, “hoy en día por cada quintal de harina que se produce se pierde el 30%, al producir entonces perdemos aproximadamente C$600 por quintal”.

“Casi nunca se ha hecho un incremento en el precio de este producto, lo que se ha dado es una reducción de volumen, pero ya no se puede hacer más pequeño el pan”, concluyó el presidente de la Academia Nicaragüense del Pan.

Decisión difícil

Gabriela Ñurinda, de la panadería Divino Redentor en Monimbó, Masaya, coincidió que el incremento de pan simple y azucarado se plantea por la elevación del precio de las materias primas.

Los consumidores nicaragüenses tendrán que pagar más por las piezas de pan. Bismarck Picado/END

“Hay un incremento en los precios del pan, más que todo por el alza en el precio de la harina, ha subido el costo de varios de los materiales para la elaboración”, refirió.

Aunque Ñurinda dice comprender que los costos de producción se incrementaron, aboga por no incrementar el precio del producto de primera necesidad, debido a la difícil situación económica por la que atraviesan las familias nicaragüenses.

Por su parte, la panificadora Mirna Ugarte dijo que “el alza del pan estaba siendo considerada desde hace ya varios meses; recordemos que ha subido el precio de la harina, el azúcar, la leche, la mantequilla y la leña”.

Ugarte, al momento de brindar sus declaraciones enviaba un mensaje a los demás colegas del gremio panadero para que estos traten de mantener la calidad del producto y sean conscientes de la situación que viven los consumidores nicas.

El reajuste pretende reacomodar la pérdida e incrementar el precio al consumidor. Bismark Picado/END

Ugarte, al igual que Ñurinda, dijo haber preferido buscar otras alternativas como reducir el precio de la pieza de pan, pero no incrementar el precio.

María Lissette Bermúdez, de la Panadería Schick, manifiesta que aunque “no estamos preparados para ese aumento y pensábamos que se iba a mantener el precio, realmente no se va a poder”.