•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El expresidente salvadoreño Mauricio Funes, acusado de corrupción ante la justicia de su país, confirmó este lunes que recibe un salario por parte de la cancillería Nicaragüense. 

Luego de que se filtrara la cantidad que recibe el expresidente salvadoreño en las redes sociales se desató una polémica en la que también participó el presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele.  

El domingo, mediante su cuenta de Twitter, Nayib Bukele, publicó que uno de los hijos de Funes, Diego Funes Cañas, que también está asilado en Nicaragua y es requerido por la justicia salvadoreña por su involucramiento en los casos de corrupción atribuidos a su padre, también recibe un salario de la cancillería que asciende a uno 1,450 dólares. 

Nayib Bukele. Archivo/END

Por su parte Funes dijo que trabaja como consultor en Nicaragua luego de que se filtrara una colilla en el que se podía ver la paga de un salario mensual por parte de la cancillería de Nicaragua.  

"No veo por qué tanto escándalo con lo de mi consultoría en Managua. Primero, fui presidente y tengo la experticia necesaria para asesorar en temas de integración", escribió Funes en su cuenta de Twitter.

La reacción de Funes, asilado en Nicaragua y que en El Salvador afronta cinco pedidos de arresto por estar acusado ante la justicia de varios delitos de corrupción, surgió luego de que se publicara el cobro de un salario de unos 2,739 dólares mensuales de la cancillería nicaragüense.  

El exmandatario señaló que con la revelación de que recibe un salario lo que "eso demuestra" es que se gana la vida "honradamente".

El pasado 4 de abril, el Juzgado Octavo de Paz de San Salvador ordenó la detención de Funes por el delito de evasión de impuestos al no declarar ingresos por 271,857 dólares en 2014, además de evadir impuestos por 85,157 dólares. Fue el quinto pedido de arresto en su contra.

Funes se encuentra asilado en Nicaragua con su familia desde septiembre de 2016, cuando huyó de El Salvador aduciendo "persecución política".
El expresidente enfrenta también otros procesos penales ante la justicia salvadoreña, principalmente por delitos relacionados con corrupción.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) acordó el pasado 21 de marzo solicitar su extradición, sin embargo en varias ocasiones Funes ha dicho que se encuentra respaldado por las autoridades de Nicaragua.  

A inicios de abril el Gobierno nicaragüense notificó a la Corte salvadoreña que Funes no será extraditado porque goza de asilo político.