•  |
  •  |
  • END

Los 130 buses donados por la Federación Rusa a la financiera del FSLN, ALBA-Caruna, y que serán entregados a siete de 36 rutas del transporte urbano colectivo de Managua, tienen serios problemas para funcionar.

Abrirles ventanas, ponerles radiadores y cambiarles el sistema de frenos los hacen más caros que uno nuevo de otra marca, declaró el concejal Leonel Téller.

“Los buses son para temperaturas muy bajas y es imposible tropicalizarlos”, señaló el concejal.

Están guardaditos

Los buses no han salido a circular y están escondidos en un taller del Estado ubicados al tope de la calle del portón principal de la Empresa Ardisa, o al pie del cerro donde está la embajada estadounidense. Uno de los guardas de la embajada asegura que llegaron a guardarlos a las 12 de la noche del día en que fueron presentados públicamente.

En este enorme taller están siendo adaptados, por lo que según Téller, les cambarán las ventanas, les adaptarán un sistema de frenos y tratarán de ponerles radiadores.

Aunque no tuvimos acceso al taller donde están los buses, pues están siendo resguardados por agentes de seguridad, logramos observar desde una colina cercana donde corroboramos el trabajo que hacen mecánicos en dicho taller.

Construían varias fosas

Hasta ayer terminaban de construir fosas donde ubicaban los buses para iniciar los trabajos de adaptación. En el gigantesco parqueo donde tienen los 130 buses, todavía ondean las banderas rojinegras que llevaban el día que fueron presentados por el Presidente de la República, Daniel Ortega, en la Plaza de la Revolución y la Cultura.

Cambios serían muy costosos

Para el mecánico automotriz, Carlos Padilla, los cambios que les pretenden hacer a los buses son inviables, por lo que recomendó mejor comprarlos nuevos. Padilla explicó que si el motor no trae sistema de radiador es imposible adaptárselo, y en cuanto al sistema de frenos, aseguró que significaba un trabajo muy caro y complicado, pues habría que cambiarles el eje y dos discos en la parte de las llantas traseras.

“Si no traen dónde concertarles mangueras, sólo que cambiés el motor; si no trae para radiadores no se puede, no hallo explicación”, señaló Padilla.

Por otra parte, los buses a lo sumo traen ocho sillones confortables con capacidad para 23 personas más el conductor, lo que significa que tendrán que adaptarles nuevas sillas para transportar los centenares de miles de usuarios capitalinos.

Adicionalmente, estos buses donados por una empresa mixta rusa a una empresa paraestatal y del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, Alba-Caruna, traen instalado el motor en la parte trasera, lo que según Padilla no funciona para transporte urbano colectivo, ya que debilitaría constantemente los ejes, pues son diseñados para viajes de largas distancias.

Buses Dina similares no sirvieron

“Hay una experiencia, los buses Dina: éstos venían con una caja de cambios que destruye estribos que es una caballada, y en cualquier momento bota el eje, es el único que ha existido en Nicaragua con motor atrás; el otro es el Marcopolo, pero es con una tecnología más sofisticada o como el Wolkswagen, los escarabajos, que son con sistema de ventilación”, explicó Padilla.

Téller, además, denunció que el alcalde de Managua, Alexis Argüello pretende comprar una flota de buses recolectores y una planta procesadora de basura en Rusia, sin licitación alguna por lo que pedirán cuentas al edil.