•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 5 manifestantes que permanecían en la celda 004 de las galerías de presos comunes, en el penal Jorge Navarro, fueron sacados bajo engaño diciéndoles que serían liberados, pero en realidad los llevaban a celdas de máxima seguridad.

La denuncia fue interpuesta por Linette Méndez Jácamo, madre de Róger Alexander Espinoza Méndez, quien señaló que el lunes demandaron que querían ver el estado de sus hijos, para lo cual tuvieron que esperar 7 horas antes de poder verlos.

En nombre de las familias de los jóvenes Méndez dio a conocer que a los muchachos los miraron demacrados y con dolencias por enfermedades, tomando en cuenta que desde el traslado, o sea, más de 48 horas, no les permitieron consumir alimentos. 

El traslado fue el viernes pasado y fue hasta el sábado que fue denunciado por los familiares de Lenín Antonio Salablanca Escobar, Emmanuel Dávila Largaespada, Roberto José Cruz Altamirano, Moisés Cáceres y Róger Espinoza Méndez, que  fueron trasladados a la galería 300 o de máxima seguridad.  En esa fecha, el periodista Marlon Powell Sánchez fue trasladado, pero este provenía de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

“Mi hijo cuenta que les dijeron (el viernes) que levantaran sus cosas y tanto era el apuro que ni los dejaron terminar de recoger sus pertenencias para subirlos a un microbús. Con gran desilusión, solo dieron la vuelta y los bajaron en las galerías de máxima seguridad, en la 300”, dijo la señora Méndez.

El testigo falso

Durante el traslado, el joven Lenín Antonio Salablanca reconoció que uno de los guardas fue el testigo falso que lo incriminó durante el juicio en su contra.

Destacó que los muchachos detenidos estaban en la 004 de prisioneros comunes, donde el tamaño de las celdas es de 3 metros de ancho por 6 de fondo y estaban juntos. En máxima seguridad, el espacio es de 2 metros de ancho por 3 de fondo y están separados.

“Mi hijo está padeciendo problemas de salud y con punto de derrame, le pusieron de acompañante a Enmanuel Dávila Largaespada, sin embargo, no le brindaron atención médica ni sus medicamentos”, señaló Méndez, quien comentó que los están amenazando con meterlos en las celdas de castigo conocidas como “El  Infiernillo”.

Marlon Powell. Archivo/END

El doctor Julio Montenegro señaló que la situación en que tienen a los muchachos es deplorable y con ellos también fue trasladado el periodista Marlon Powell, desde la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ). 

El abogado comentó que las condiciones en que permanecen los detenidos son inhumanas y sobre esto todavía ser burlan de ellos diciéndoles: “Ahí no van a protestar, no van a gritar, ni a orar en voz alta”, les advirtieron, según dijeron los familiares al doctor Montenegro.