•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Grupo de Trabajo del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) para Nicaragua expresó su preocupación por el futuro del diálogo entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), indicó Mario Arana, del equipo negociador opositor.

“La preocupación de ellos es el tema de la voluntad política, si la hay o no la hay”, expresó Arana al momento de informar que los integrantes de la Alianza se comunicaron vía Skype con al menos 8 de los embajadores del Grupo de Trabajo. 

El Consejo Permanente de la OEA formó ese Grupo de Trabajo para Nicaragua en agosto de 2018 para contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas ante la crisis sociopolítica del país. Está integrado por 12 países: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guyana, México, Panamá y Perú. Sin embargo, el Gobierno ha impedido que sus representantes ingresen al país.

“Ellos deben tomar decisiones de cómo tratar el caso de Nicaragua, de cómo apoyar una salida (a la crisis). Hubo preguntas sobre si se estaba avanzando en el proceso alrededor de la democratización y del programa que se viene conduciendo con la OEA (sobre reforma electoral y fortalecimiento institucional)”, sostuvo Arana.

Al abordar esos temas, se dio a entender que el trabajo con la OEA está paralizado, “porque se estancó la negociación” entre la Alianza y el Gobierno, explicó Arana.

Un equipo de expertos electorales de la OEA “vendría desde la semana pasada y todavía no ha llegado”, comentó. 

La entrada de esa misión debe autorizarse en la mesa del diálogo, pero Arana recordó que no se ha avanzado en el tema de la democratización del país, porque el Gobierno sigue sin cumplir los acuerdos sobre liberación de manifestantes presos y restitución de garantías y derechos ciudadanos, por lo que aún no se puede proceder con el asunto de reformas electorales con asistencia de la OEA.

Mario Arana, representante de la Alianza Cívica. Archivo/END

Según Mario Arana, el Grupo de Trabajo para Nicaragua de la OEA también está preocupado por los incumplimientos de los acuerdos firmados el pasado 27 y 29 de marzo durante las negociaciones entre la Alianza Cívica y el Gobierno.

“Nos comentaron que el tema de las sanciones (para el Gobierno) es un medio para lograr que en el país se respeten los derechos humanos, para que hayan libertades”, aseguró Arana.

Recalcó que en este aspecto, el Gobierno tiene “la responsabilidad de responder con flexibilidad para contribuir a resolver el problema, porque el objetivo no es mover al país hacia las sanciones, sino a que se haga lo necesario para evitarlas, pero hemos visto mucha maniobra política y poco compromiso para resolver el problema”. 

Piden a testigos verificar maltratos

La ACJD pidió a los testigos y acompañantes de la negociación con el Gobierno, que investiguen las denuncias de abusos y malas condiciones en las que se encuentran los manifestantes presos en la cárcel La Modelo y en el penitenciario de mujeres La Esperanza.

José Pallais, del equipo negociador de la Alianza Cívica, confirmó la petición que realizaron a través de una carta que fue entregada a los testigos y garantes, el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, y Luis Ángel Rosadilla, quienes actúan en representación del Vaticano y la OEA, respectivamente. 

“Pedimos que se inicie un proceso de investigación de parte de ellos (testigos y acompañantes) con el apoyo de la Cruz Roja, si es posible”, explicó el negociador.

“Solicitamos que se organizara una visita a las cárceles para atender esas denuncias, no solo en Tipitapa (La Modelo), sino que también les trasladamos las quejas de lo que está sucediendo en las cárceles de mujeres, donde tenemos denuncias de prisioneras que han sido golpeadas y otras que están siendo reprimidas constantemente. Están reclamando por un mejor trato para ellas mismas y para las demás presas que están en ese centro”, señaló Pallais.

Destacó que los testigos y acompañantes también son garantes del acuerdo de liberación firmado por el Gobierno.

Arana agregó que “ellos (testigos y acompañantes) tomaron nuestra carta que suscribimos los 6 negociadores de la Alianza, ellos sugirieron que nosotros tomáramos contacto con el Comité Internacional de la Cruz Roja y también se ha hecho”.