•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

José Adán Agurri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Perivada (Cosep) y miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, informó la tarde de este miércoles, que el Comité de la Cruz Roja Internacional inició un proceso de visita a las cárceles de Nicaragua, para conocer de primera mano las condiciones en las que se encuentran los manifestantes presos.

La visita de la Cruz Roja Internacional a las cárceles del país se da luego de que la Alianza Cívica junto a monseñor Stanislaw Waldemar Sommertag y el delegado de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Ángel Rosadilla, quienes son testigos y acompañante de este diálogo, les entregaran una lista de denuncias sobre castigos ocurridos en los penales contra las personas arrestadas por haber participado en las protestas. 

“Ya inició un proceso de visita por parte del Comité de la Cruz Roja Internacional. La visita  es parte un proceso que visiten las celdas y que vean las condiciones en las que se encuentran”, explicó José Adán Agurri.

El presidente del Cosep reiteró que la Alianza Cívica sigue demandando que los manifestantes sean liberados el próximo 30 de mayo como lo propusieron los testigos y acompañantes de diálogo. 

De acuerdo con la oposición y organismos de derechos humanos en Nicaragua más de 600 personas permanecen encarceladas por haber participado en las protestas y al menos 200 tienen algún tipo de medida cautelar. 

En la última semana varios familiares de manifestantes presos han denunciado que han sido trasladados a celdas de máxima seguridad, donde los tienen aislados de los demás presos, según las denuncias entre los presos aliados se encuentra la periodista Lucía Pineda Ubau, quien permanece en prisión desde el pasado 21 de diciembre cuadno la Policía allanó las instalaciones de 100% Noticias y también detuvo a su director, Miguel Mora.

La crisis que inició el 18 de abril del año pasado ha dejado miles de muertos, cientos de heridos, miles de empleos perdidos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio, intimidación y persecución por haber participado en las protestas antigubernamentales.