•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El asesor presidencial para las Relaciones Internacionales del Gobierno nicaragüense, Valdrack Jaentschke Whitaker, dijo este miércoles en Ginebra que Nicaragua es un país donde se respetan los derechos humanos, negó que haya periodistas presos por informar y que la crisis del país se debe a un intento de “golpe de Estado” fallido. 

“En Nicaragua hay libre expresión y libre movilización”, agregó Jaentschke, en una de sus intervenciones ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, enfatizando que ningún periodista está detenido en este país.

Verónica Chávez, esposa del periodista y director del clausurado canal 100% Noticias, Miguel Mora, quien está preso desde el 21 de diciembre del año pasado, junto a la jefa de prensa Lucía Pineda, manifestó que lo dicho por el asesor presidencial es falso.

“Actualmente, otro periodista (Marlon Powell, de Masaya) está preso y hay aproximadamente 60 periodistas que se fueron al exilio por temor a ser apresados. Así que el Gobierno no puede negar que tenga periodistas presos y que está violando el derecho a la libertad de expresión. El representante gubernamental de Nicaragua, o padece de amnesia o quiso hacer el ridículo ante la ONU”, dijo Chávez.

Mario Arana, del equipo negociador de la Alianza Cívica, recordó que los llamados a movilización a partir del acuerdo del 29 de marzo, de fortalecimiento de las garantías ciudadanas, que firmaron con el Gobierno en la mesa de negociación, “han sido reprimidos y personas fueron encarceladas, más de 160 en la primera marcha a la que se llamó por parte de la Unidad Nacional Azul y Blanco”.

Estas acciones contra la oposición “muestran que desafortunadamente no se le ha dado cumplimiento a lo acordado sobre ese tema en la negociación; por consiguiente, no se puede decir que hay libre movilización”, destacó Arana.

Ha criminalizado

Carla Sequeira, directora del área legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), declaró que “el próximo 30 de mayo cumplen un año de estar presos tres promotores que por hacer su labor de denuncia fueron encarcelados, inculpados y condenados”.

“El Gobierno no solo despojó la personería jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), sino que se dio a la tarea de criminalizarlos, culpabilizando a algunos de sus miembros por la quema de la casa en el barrio Carlos Marx y después de asedio y amenazas, varios de sus abogados tuvieron que huir del país”, agregó.

“A pesar de que la CPDH continúa funcionando, para las autoridades policiales del Sistema Penitenciario Nacional, Ministerio de Gobernación y el Poder Judicial, no existimos”, dijo la promotora de derechos humanos.

Quema de la casa en el barrio Carlos Marx. Archivo/END

Vilma Núñez, presidenta del Cenidh, recordó que 9 organizaciones fueron despojadas de su personería jurídica por el Poder Legislativo, en diciembre pasado.

“Es una vergüenza el cinismo (del Gobierno de Nicaragua), presentó un informe de puras mentiras en su primera intervención, y en la segunda asumió el discurso agresivo, criminalizador, descalificador “, comentó Núñez a la agencia de noticias EFE. 

Médicos y hospitales

Jaentschke también dijo que era mentira que el año pasado en los hospitales públicos se negara la atención médica a manifestantes heridos.

Al respecto, José Antonio Vásquez, de la Unidad Médica Nicaragüense, afirmó que “la muerte del adolescente Álvaro Conrado es uno de los casos emblemáticos de negación de la atención médica durante las protestas”.

“Sobre esto, no es que por ahí lo escuchamos; como Unidad Médica Nicaragüense tenemos una docena de denuncias de los médicos que pueden testificar sobre los rechazos a los protestantes heridos en centros de salud y hospitales”.