•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), insistió que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) debe ingresar y tomar fotografías a las celdas en las que se encuentran los manifestantes presos para que constate las condiciones en las que se encuentran.

"Hemos insistido con la Cruz Roja y el Gobierno, que los funcionarios de la CICR puedan ver los lugares de castigo, los lugares aislados donde los tienen castigados a los manifestantes presos", dijo José Pallais miembro negociador de la Alianza Cívica.

Cabe mencionar, que la CICR es el organismo ejecutor del convenio de liberación de los manifestantes presos, según los acuerdos firmados entre la Alianza Cívica y el Gobierno de Nicaragua.

La Alianza ha solicitado a los Testigos y Acompañantes que investiguen las denuncias sobre las malas condiciones en las que se encuentran los manifestantes presos en la cárcel La Modelo y en el penitenciario de mujeres La Esperanza.

La denuncia que compartió la Alianza Cívica a la CICR fue que los manifestantes presos Roger Espinoza, Roberto Cruz, Lenín Salablanca, Manuel Larga Espada  Alejandro Cáceres y Kenia Gutiérrez fueron  trasladados a la galería 300 y puestos en celdas de castigo.

José Pallais, miembro negociador de la Alianza Cívica. END/Archivo

Alianza Cívica: Condena en la ONU debe sumar al diálogo

José Pallais consideró que las declaraciones de condena al Gobierno de Nicaragua en la sesión el Consejo de Derechos Humanos en la ONU deben "sumar" en la búsqueda de un resultado positivo en el Diálogo Nacional.

"¿Qué tanto va a incidir la condena al Gobierno que sufrió en la ONU por violar los derechos humanos? Es difícil decirlo, pero tiene que sumar algo. Ese conocimiento de la realidad del aislamiento internacional es una invitación a que dejen de actuar como lo han venido haciendo", dijo Pallais esta mañana antes de iniciar una nueva reunión con el gobierno.

José Pallais, miembro negociador de la Alianza Cívica. END/ArchivoLa Alianza dijo que continuará hoy las conversaciones con la delegación gubernamental con una la "fuerza moral aún más fortalecida" por el respaldo de la comunidad de naciones en la ONU.

El equipo opositor se mantendrá enfocado en la pronta liberación de 232 manifestantes encarcelados que se encuentran conciliados en una lista.

También se enfocarán en lograr la anulación de los juicios para 296 personas que han sido procesadas en ausencia porque se exiliaron o viven ahora clandestinamente.

"Estamos trabajando en ese tema, que es primordial para nosotros. Tenemos la fuerza moral del pueblo y de la comunidad internacional que los condena (al Gobierno) por tenerlos (presos a los manifestantes) comentó.

El miembro de la Alianza dijo que la "derrota diplomática en la ONU es de las más grave que ha sufrido el Gobierno".

José Pallais, miembro negociador de la Alianza Cívica. END/Archivo

Luego de lo ocurrido en la sesión en Ginebra, Pallais valoró que "cada país puede ir tomando sus propias decisiones y esto abre el camino, dependiendo de como reacciones el gobierno en esta negociación".

"Si la negociación avanza, si se anticipan las elecciones o no, eso va a pesar mucho en las decisiones que tome cada país", refirió.

A nivel internacional "todos están consientes que esto no puede seguir (la crisis en Nicaragua), que hay que parar con las violaciones a los derechos humanos y la mejor forma para pararlo, es a través de una negociación exitosa, que es a la que nosotros estamos apuntando", expresó.

Algunos países ya han expresado  la  "la urgencia de adelantar las elecciones", apuntó.

José Pallais, miembro negociador de la Alianza Cívica. END/ArchivoLa Comunidad Internacional, aseveró Pallais, tiene la garantía de la presencia de la Alianza Cívica y el equipo negociador en la mesa del diálogo con el Gobierno.

Nicaragua cumple un año de crisis socio política, de acuerdo con organismos de derechos humanos hay más de 600 personas encarceladas y al menos 200 tienen algún tipo de medida cautelar por haber participado en las protestas antigubernamentales.

La crisis ha dejado más 300 muertos, miles de heridos, millones en pérdidas económicas, miles de empleos perdidos y decenas de miles de exiliados ante amenazas, asedio y persecución por haber participado en las protestas contra el Gobierno.