•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los puntos de calor registrados por satélites de la NASA sobre el país ascendieron a 20,395, solo para el mes de abril, reveló Nancy Ugarte, miembro de la Mesa Nacional de Gestión del Riesgo (MNGR).

Al compararlo con los 4,623 puntos de calor que se registraron del 1 enero al 19 de marzo, Nicaragua sufrió un exponencial aumento de incendios durante el mes pasado.

Prácticamente en todo el país, los satélites de la NASA registraron puntos de calor el mes pasado. No obstante, Ugarte indicó que todos los puntos de calor no necesariamente son quemas agrícolas o de áreas boscosas. Sin embargo, el crecimiento coincide con la temporada más dinámica de la preparación de la tierra, donde los productores acostumbran quemar parcelas, precisó.

Las cifras son mucho más alarmantes si se considera que solo en enero y febrero se registraron 1,963 puntos de calor.

En lo que va de mayo, la cantidad de puntos de calor ha disminuido, en comparación con las alarmantes estadísticas de abril. De acuerdo con Ugarte, al 15 de mayo hay 4,409 puntos de calor.

Primeras lluvias ayudan

Ugarte relaciona disminución de puntos de calor a la aparición de las primeras lluvias que ha permitido aplacar un poco los focos.

No obstante, a pesar del proceso de instalación del invierno, aún hay personas que continúan quemando parcelas para la siembra agrícola, detalló la experta. Esta práctica persiste en la región del Pacífico y algunas zonas del norte. Posiblemente, algunos puntos de calor están en zonas cercanas de áreas protegidas, afirmó Ugarte. 

Las cifras son mucho más alarmantes si se considera que solo en enero y febrero se registraron 1,963 puntos de calor. Archivo/END

La gente se resiste a dejar las quemas agrícolas, ya que creen que esa es la forma más eficaz de eliminar la maleza. Sin embargo, Ugarte mencionó que al final, dicho método puede dejar sin fertilidad el suelo. 

Contaminación

Uno de los efectos menos conocidos por los incendios es la polución o contaminación del aire que produce el humo. Ugarte explicó que puede producir afectaciones a las vías respiratorias, problemas de asmas y otras enfermedades.

En San Luis de Potosí, México, esta semana, la calidad del aire fue empeorada, luego que un incendio forestal quemara varias hectáreas de bosques, mencionó la experta, que resaltó que lo mismo puede ocurrir en Nicaragua.