•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), reportó este viernes en su página web que durante las últimas 24 horas se han producido 17 sismos de pequeña magnitud, después del temblor de 6.3 grados que se registró ayer.

El sismo más superficial en el territorio nicaragüense se dio a las 12:39 de la madrugada este viernes, a 17 kilómetros de profundidad, y con una potencia de 3.9 grados en la escala de Richter, a 94 kilómetros de Pochomil.

 Lea: Estudiantes de 2 colegios salieron al parque, al sentir el temblor

El mayor temblor fue reportado ayer en medios oficiales por la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, quien dijo que el temblor de 6.3 grados se registró al suroeste de Jiquilillo, a 33 km de profundidad.

En León y Chinandega fueron los lugares donde hubo mayor alerta, ya que hubo reportes que fue muy fuerte la actividad sísmica en esa zona.

Luego hubo una réplica a las 10:51 de la mañana de ayer, con una magnitud de 4.3 grados y a 38 kilómetros de la superficie, los demás sismos oscilan entre 2.4 y 4.2 grados.

 De interés: Dos réplicas sacuden El Salvador tras temblor que se sintió en Nicaragua y Honduras

Los eventos se relacionan con los procesos tectónicos del choque entre las placas Coco y Caribe, según el Ineter.

Justo el 10 de abril de 2014 hubo un terremoto de 6.2, que desató un enjambre sismico. Foto: Archivo/END

Debido a su posición geográfica Nicaragua es considerada un país altamente sísmico, a diario se registran microsismos, pero estos no son percibidos por la población, solo cuando son a poca profundidad.

 Además: Registran sismo en El Salvador y Honduras

Los nicaragüenses, en especial los del Pacífico del país, sufren un trauma histórico por el terremoto ocurrido en 1972 en Managua, que dejó miles de muertos, heridos y una gran destrucción, Los temores revivieron en abril de 2014, cuando el Pacífico de Nicaragua sufrió un enjambre, provocando que miles de persones durmieran varias noches en las afueras o patios de sus casas, por temor a un terremoto.

Justo el 10 de abril de 2014 hubo un terremoto de 6.2, que desató un enjambre sismico. En aquel momento se reportaron dos muertes por infarto, provocados por los movimientos telúricos.