•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El rector de la catedral Metropolitana de Managua, Luis Herrera, pidió este domingo a la policía Nacional que respete la libertad de culto de los feligreses católicos que llegan al templo.

El religioso reveló que el pasado sábado durante el fuerte asedio que realizó la Policía, ni a los sacerdotes que viven en el templo se les permitía la entrada.

“Inclusive a nosotros los sacerdotes no nos dejaban entrar, teníamos que estarles diciendo ahí vivimos, cual es el problema”, denunció el religioso.  

El sacerdote solicitó que no estuvieran deteniendo ni hostigando a los feligreses que llegan a la catedral, además, afirmó desconocer si alguna autoridad de la iglesia católica, como el nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag, gestionaría ante el Gobierno, para que el asedio a la catedral se detenga.

“Me imagino que en su momento, su eminencia el cardenal (Leopoldo Brenes) estará al tanto”, declaró. A su criterio, la policía impidió que la gente manifieste su fe públicamente.

Policía de Nicaragua / Archivo De acuerdo con el párroco, el pretexto de la Policía era que las misas en la catedral estaban suspendidas.

“Eso es totalmente falso, nunca hemos suspendido ni suspenderemos las eucaristías en nuestra iglesia catedral, por tanto denunciamos este hecho arbitrario”, aseguró Herrera.

El asedio policial en la catedral de Managua no es algo nuevo sin embargo este sábado no se dejaba ingresar a ninguna persona.  

Al momento que realizaba la misa de este domingo en la mañana, la Policía no se encontraba cerca de la Catedral, sin embargo, minutos después el templo católico ya se encontraba sitiado por los uniformados.

Varias patrullas continúan circulando alrededor de la catedral, mientras que grupos de uniformados se mantienen en las cuatro entradas que posee el templo católico.

La semana pasada el cardenal Leopoldo Brenes criticó el asedio policial a la catedral y consideró que “verdaderamente es una imagen triste y se puede interpretar que se está haciendo una persecución a la iglesia”, declaró.