•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La tarde de este lunes 20 de mayo, llegaron a su fin los días de encierro para Richard Sebastián López, conocido como Kysha Cristelia López, la transgénero que fue acusada de financiar los tranques en Carazo y declarada culpable de financiamiento al terrorismo, por lo cual fue sentenciada a 45 años de cárcel.  

Eddy González, pareja de Kysha, confirmó a El Nuevo Diario que ella ya se encuentra en su casa y no pudo ocultar la frustración que le produce no poder salir para reunirse con ella.

“Me enoja porque yo quisiera verla, hablar con ella, pero hoy fui a firmar a los juzgados, porque me toca ir todos los lunes, y no estoy en Diriamba por motivos d seguridad de mi familia.

Me fui una semana después que pasaron pintando mi casa y se llevaron a unos muchachos que estaban tomando y los soltaron tres días después. Ellos me dijeron que les preguntaron por mí, que si yo salía y todas esas cosas, por eso no quise involucrar a mi familia”, señaló González.

Kisha es una mujer de 29 años que no ha escapado de la discriminación por su identidad de género y en la cárcel no ha sido la excepción.  Se conoció que en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (El Chipote) y en el Sistema Penitenciario La Modelo recibió amenazas de violación, sufrió manoseos y su pareja tuvo que defenderla de un reo homofóbico.

A ella y a su pareja, la Fiscalía les atribuyó la quema de la delegación policial de Diriamba, Carazo, que ocurrió entre la medianoche del 12 de junio y la madrugada del día siguiente.

Kysha López y su pareja Eddy González. Cortesía/END

Por la destrucción de la sede policial, la afectación económica asciende a 9 millones 545 mil 80 córdobas, de los cuales más de siete millones corresponden a la infraestructura del local y dos millones al mobiliario, refiere la acusación fiscal.

Kysha y Eddy han estado juntos durante 11 años, pero la desgracia llegó sus vidas el 9 de julio de 2018, un día después de que fue ejecutada la llamada operación limpieza en Carazo. En un operativo violento, la Policía Nacional entró a su hogar para detenerlos y enviarlos a la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote, donde estuvieron retenidos 15 días.

“En El Chipote la desnudaban, la ponían en cuclillas, le colocaban una arma en la boca y le decían que la iban a violar; le preguntaban con quién trabajaba, quién era su cómplice. Mi hermana solo decía que estaba en las manos del Señor. Ahí intentaron abusar de ella varias veces, esto me lo dijo mi mamá cuando entró a verla”, relató en una entrevista concedida hace algunos meses, Tania Sánchez, hermana de Kysha.

Kysha y su pareja, Eddy, estuvieron juntos en la misma celda durante tres meses, hasta que uno de los reos atentó contra Kysha por homofobia y  Eddy la defendió y fueron separados, a él lo enviaron a una cárcel de castigo. 

Por el momento, un reencuentro entre ellos se ve difícil, por las condiciones de libertad condicional bajo las que fueron liberados.